Informe PISA: los alumnos de Castilla y León le ponen un notable a su vida

Estudiantes en clase

El conocido estudio sobre calidad académica valora también la felicidad de los alumnos: en el caso de los de Castilla y León, se ponen un 7,25. Las buenas notas de la educación regional, líder en varios apartados de PISA, se trasladan a la satisfacción de los estudiantes.

El informe PISA sigue siendo una fuente de buenas noticias para la educación de Castilla y León. La comunidad puede presumir de ser la líder entre las de España: según la última edición, es el sistema educativo autonómico con las mejores notas en comprensión lectora y ciencias y la segunda en matemáticas, lo que confirma su primera posición. Pero, ahora, además podemos saber que estas buenas notas tienen su traslado a la felicidad de los alumnos.

 

Así se desprende de los datos del primer informe de la OCDE "El bienestar de los estudiantes", publicado este miércoles, y que se incluyó en la última edición del informe PISA, la de 2015. El estudio asegura, según ha desvelado el Ministerio de Educación, que España es uno de los países donde los alumnos están más satisfechos con sus propias vidas, un 7,4 en una escala de 0 a 10 que mide el grado de satisfacción con la propia vida; el promedio OCDE se sitúa en un 7,3. 

 

En el caso de Castilla y León, esa felicidad de los alumnos llega al 7,25 sobre diez, un notable. No es la más alta del país, que corresponde a andaluces y extremeños, con un 7,58 de nota, pero está pareja a la del resto de comunidades. Curiosamente, Andalucía y Extremadura están entre las que tienen peores notas en cuanto a los resultados de sus alumnos, justo al contrario que Castilla y León, líder en la valoración de conocimientos. Así que las buenas notas no parecen dar la felicidad.

 

Entre los motivos de felicidad de los alumnos, el compartir aspectos de su vida con los padres. Los datos PISA muestran que la implicación paterna en las actividades diarias de sus hijos tiene efectos positivos no solo en el rendimiento, sino también en la satisfacción de los alumnos con su vida. En el gráfico se observa que en España más del 90% de los padres dijeron compartir una comida diaria con sus hijos y al menos un 74 % hablan con sus hijos sobre cómo les va en clase y en el instituto, porcentajes superiores al promedio OCDE.

 

 

ELLAS, MÁS MOTIVADAS

 

La motivación es frecuentemente lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto en el centro educativo como en la vida. En España los chicos se ven a sí mismos como más ambiciosos en una diferencia de +13 puntos con respecto a las chicas. Sin embargo, las chicas muestran una mayor motivación a la hora de obtener mejores resultados para así tener mejores oportunidades para continuar sus estudios.

Comentarios

Gran mentira y gran verdad 19/04/2017 23:22 #1
Gran mentira lo del nivel de conocimientos de los alumnos de esta comunidad.Cualquier docente sabe que el 80 por ciento de los alumnos, al menos, nadan en la ignorancia absoluta . Gran verdad que son muy felices, enganchados todo el día al móvil y a los videojuegos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: