La sobriedad de las 'capas pardas' protagoniza la noche del Miércoles Santo

Detalle de un farol en manos de un hermano de las 'capas pardas'. Foto: F. Oliva

La procesión del Cristo del Amparo, la popular de 'las capas', envuelve con su sobriedad la Pasión zamorana.

Zamora vivirá a partir de la medianoche del Miércoles Santo uno de los grandes y emotivos momentos de su Semana Santa durante la procesión de Cristo del Amparo, popularmente conocida como la procesión de 'Las Capas' ya que los cofrades van ataviados con la famosa capa alistana. Una procesión característica y símbolo de la Pasión zamorana en la que la sobriedad se apodera de la noche.

 

La procesión de la Hermandad de Penitencia tiene cada año más adeptos. Su indumentaria, la parsimonia de sus cofrades y un silencio solo roto por el bombardino, las matracas, el tambor y el 'miserere' envuelven la noche del Miércoles Santo. Los hermanos se reúnen en la iglesia románica de San Clauido de Olivares y, a la medianoche, los 150 participantes parten cubiertos de la cabeza a los pies con la clásica capa alistana. A la cabeza, un estandarte, y detrás los hermanos, caminando de manera despaciosa, con un farol en la mano la mayoría, otros con las rústicas matracas que anuncian su llegada. La remontada por la cuesta de Pizarro está llena de público que guarda silencio. La procesión alcanza su punto álgido con el rezo del miserere castellano en la plaza de Viriato, donde un coro canta el Miserere Popular Alistano y sobrecoge la madrugada del Miércoles Santo.

 

El toque de campana anunciará la salida de este desfile que recorrerá la parte más antigua de los extramuros de la capital zamorana, hasta llegar a la plaza de San Ildefonso, donde se rezará el Vía Crucis al paso de la procesión, que no se detiene. Continuará el desfile por plaza de San Claudio, Cabildo, avenida de Vigo, Cuesta de Pizarro, Rúa de los Francos, Arco de San Ildefonso, plaza Fray Diego de Deza, donde se rezará el Vía Crucis, plaza de Arias Gonzalo, Obispo Manso, puerta del Obispo, Arco del Obispo, avenida de Vigo, Rodrigo Arias y plaza San Claudio, donde se entonará el Miserere Castellano.