¿Quieres aplazar futuras actualizaciones de Windows 10 Creators Update? Hazlo así

Windows 10 Creators Update

La actualización Creators Update lanzada por Microsoft para Windows 10 este pasado mes de abril hace mucho más fácil el aplazamiento de las actualizaciones de seguridad y de muchas de las características de la última versión del sistema operativo.

La única pega es que solo se pueden beneficiar de esta configuración los que tengan Windows 10 Pro y superior.

 

No obstante, mejor es algo que nada, así que los que cuenten con estas versiones al menos sí podrán disfrutar de esta ventaja. Y ¿cómo tendrán que hacer para aplazar futuras actualizaciones en Windows 10? Hay dos opciones que os explicamos a continuación.

 

1.- Lo primero que tendrás que hacer será abrir la Configuración e ir a Actualización y seguridad> Windows Update. Dentro del apartado 'Actualizar configuración' tendrás que seleccionar 'Opciones avanzadas' y, en la página siguiente, buscar el encabezado 'Elegir cuando se instalen las actualizaciones'.

 

Aquí es donde podrás elegir retrasar las actualizaciones y te encontrarás con varios ajustes importantes. Por ejemplo, podrás especificar cuánto tiempo puedes aplazar las actualizaciones de las características. El menú permite elegir cualquier número de días hasta el año completo (365 días).

 

También existe un menú que distingue en función del tipo de las actualizaciones.  Es decir, si son actualizaciones de seguridad quizás nos interese no aplazarlas durante mucho tiempo, ya que nos conviene tener nuestro ordenador actualizado para evitar ponerlo en riesgo. A través de este menú podemos decidir si queremos aplazar durante mucho tiempo las actualizaciones de seguridad en función de su tipo.

 

2.- Pero además de este método, existe otro para aplazar actualizaciones. Lo veremos si nos desplazamos hasta la siguiente sección de esta misma pantalla. Aquí hay un solo control deslizante que nos permite pausar todas las actualizaciones de nuestro dispositivo durante un máximo de 35 días.

 

Hay que tener en cuenta que con esta configuración lo que estamos haciendo es solo paralizar momentáneamente las actualizaciones, pero estas suelen ser necesarias para el buen funcionamiento de nuestro equipo,  sobre todo, como decíamos más arriba, si se trata de parches de seguridad.

 

En este sentido, lo más útil suele ser que el equipo se actualice de forma automática y en un momento en el que no nos moleste, de forma que cuando lo encendamos de nuevo tenga las actualizaciones instaladas.