Subaru BRZ: sabor a clásico

Subaru renueva su modelo deportivo para ganar en calidad, equipamiento y comportamiento dinámico. Al igual que la anterior versión, sigue siendo un coche muy especial que te permite ir muy cerca del suelo y disfrutar de la conducción.

El Subaru BRZ es un coche muy especial que te traslada a las sensaciones de los coches de hace años, pero con la tecnología actual que podemos disfrutar hoy en día. Por este motivo, estamos ante un coche de sensaciones que no filtra absolutamente nada, pero que resulta muy confortable y perfectamente utilizable para todos los días.

 

Estéticamente, los cambios han sido muy sutiles. La parte frontal estrena nuevos grupos ópticos con tecnología LED para el alumbrado diurno y un paragolpes que ha sido concienzudamente rediseñado para mejorar la refrigeración del motor. En la zaga, también cambian los pilotos para ganar en atractivo, y un alerón fabricado en aluminio y pintado en color negro mate que mejora la aerodinámica y mejora el diseño de la parte posterior. Además de todos estos detalles, también cabe destacar las atractivas llantas de aleación de 17 pulgadas y las nuevas branquias situadas en la parte lateral de la carrocería.

 

Por dentro, de igual forma, se aprecian pequeñas mejoras que contribuyen a mejorar la imagen del habitáculo. Lo primero que llama la atención, es el nuevo volante multifunción que ha ganado en grosor y que está guarnecido con un tapizado de piel de mayor calidad. El cuadro de instrumentos se ha rediseñado e incorpora una nueva pantalla LCD de 4,2 pulgadas.

 

Los asientos, que transmiten una gran sensación de calidad y que están tapizados en cuero y Alcantara, ahora muestran con orgullo un logo bordado con la leyenda 'BRZ'. Además, hay nuevos materiales para disfrutar de un habitáculo más acogedor e inserciones en negro piano y fibra de carbono.

 

El sistema de audio es nuevo y, al igual que el resto de la gama Subaru, se maneja a través de una pantalla de 6,2 pulgadas. A diferencia del anterior, ahora ofrece mejor conectividad, sonido, recepción de radio y está mejor integrado en el salpicadero. Los mandos del climatizador también han sido remozados.

 

El motor, que sigue siendo un bóxer atmosférico de inyección directa de 200 CV de potencia, ofrece una respuesta y elasticidad mejoradas. Ahora, el bloque motor es más rígido e incluye nuevas válvulas, pistones, cigüeñal, árbol de levas y bomba de combustible. Nosotros apenas hemos percibido cambios en su rendimiento, aunque sí que nos ha dado la sensación que es menos ruidoso -este nuevo BRZ agrega mayor material aislante y una nueva línea de escape de doble salida que optimiza su rendimiento.-. Tras probarlo nuevamente, sigue siendo un motor con un margen de utilización muy limitado cuando se intenta buscar la máxima aceleración posible. Por otro lado, cuando nos movemos a regímenes muy moderados, le cuesta caer de vueltas cuando cambiamos de marcha, como si llevara un volante motor muy pesado.

 

Hemos percibido mejoras en el funcionamiento de los pedales y el cambio, que ahora siguen ofreciendo un tacto sólido, pero con una mayor sensación de precisión, calidad y agrado. Gracias a ello, el BRZ es uno de esos coches que apetece conducir, aunque sea para dar un paseo a velocidades muy moderadas.

 

El consumo de carburante se ha reducido en 0,1 litros hasta los 6,3, y las emisiones se reducen 1 gramo en ciclo combinado hasta los 180 por kilómetro y en 2 gramos hasta los 146 en carretera. En nuestro caso y conduciendo a velocidades legales, obtuvimos un consumo medio de 6,7 litros a los 100 kilómetros, un registro que habla muy bien de la eficiencia de esta motorización.

 

Subaru también ha retocado el chasis; tanto los muelles como los amortiguadores reciben una nueva puesta a punto, se han reforzado determinadas zonas clave del chasis y mejorado la insonorización con la finalidad de ofrecer un menor nivel de vibraciones y ruido. Gracias a estos cambios, ahora el BRZ brinda una rodadura más refinada y una suspensión que es capaz de absorber mucho mejor las imperfecciones del firme. Asimismo, también es un coche que ha ganado considerablemente en estabilidad para ser más efectivo en curvas de velocidad media y rápida, y sus reacciones, cuando se descoloca la trasera, son mucho más progresivas y predecibles.

 

Para completar las mejoras que plantea este coche a nivel dinámico, cabe mencionar la incorporación de la nueva la función Track, que permite desconectar completamente los controles de tracción y estabilidad, algo que se agradece cuando queremos conducir con mayor libertad en circuito cerrado.

 

Los frenos muestran un tacto de pedal sobresaliente y muy similar al de un coche de carreras. Igualmente, también cumplen con nota cuando queremos las frenadas son agresivas y constantes, ya que tardan mucho tiempo en dar claros signos de fatiga.

 

La nueva gama 2017 está a la venta en los concesionarios por 29.650 euros si optas por el acabado Sport asociado a la caja cambios manual de 6 velocidades. Hay otra versión con cambio automático de idénticas relaciones que se comercializa con el acabado Executive y que tiene un precio de 31.150 euros. Su equipamiento plantea novedades, gracias a la incorporación de la ayuda de arranque en pendiente (la marca lo denomina 'Hill Start Assist'), y a los 6 airbags, que ofrecen nuevos sensores y han sido reubicados para que actúen con mayor eficacia en caso de accidente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: