La afectación de derechos durante el estado de alarma
Cyl dots mini
Sergio original

A mi juicio

Sergio Castro González
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

La afectación de derechos durante el estado de alarma

20200412194657 detail

El Blog de Sergio Castro en Tribuna Valladolid

Hace ya más de un mes que se decretó por el gobierno el estado de alarma debido a la pandemia mundial del coronavirus. Estableciéndose la obligatoriedad del confinamiento y fijándose diferentes medidas denominadas de distanciamiento social. A estas alturas, es innegable la repercusión que tales medidas están teniendo en nuestra vida cotidiana.  

 

Ello está más que justificado habida cuenta de la situación excepcional en los que nos encontramos. Y todos debemos contribuir en la medida de nuestras posibilidades a vencer a la crisis sanitaria más grande a la que nos hemos enfrentado en nuestra historia reciente.  

 

Sin embargo, dada la rigurosidad de las medidas de confinamiento y su afectación a derechos fundamentales básicos como la propia libertad en sentido estricto, el derecho de reunión, la libertad de circulación, etc., surge la duda sobre si el estado de alarma es el cauce adecuado para adoptar estas medidas o, si por el contrario, debería haberse decretado el estado de excepción.

 

La consideración hacia los derechos fundamentales no es cuestión baladí, todos los poderes públicos del Estado, gobierno incluido, tienen la obligación y el deber de garantizar y proteger todos los derechos consagrados en la Constitución. Y muy especialmente los establecidos en los artículos 14 a 29. Por tanto, el respeto a estos derechos fundamentales es inalienable.             

 

Bien, la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, establece que el estado de alarma se podrá declarar cuando se produzca alteraciones graves de la normalidad, y entre otros escenarios, cita las “crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves”.

 

Por otro lado, el estado de excepción, se podrá declarar “cuando el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, el normal funcionamiento de las instituciones democráticas, el de los servicios públicos esenciales para la comunidad, o cualquier otro aspecto del orden público, resulten tan gravemente alterados que el ejercicio de las potestades ordinarias fuera insuficiente para restablecerlo y mantenerlo”.

 

La diferencia sustancial entre ambos -además de la mayor gravedad de la situación del estado de excepción y del procedimiento para su aprobación- es que durante el estado de excepción se pueden suspender derechos fundamentales de conformidad al artículo 55 de la Constitución.

 

La sentencia del Tribunal Constitucional de 28 de abril de 2016, que desestimó el recurso interpuesto por los controladores aéreos con motivo del primer estado de alarma de nuestra democracia en diciembre de 2010, estableció que la declaración del estado de alarma no permite la suspensión de ningún derecho fundamental, aunque sí la adopción de medidas que pueden suponer limitaciones o restricciones al ejercicio de derechos fundamentales.

 

Queda claro, por tanto, que durante el estado de alarma no se pueden suspender derechos fundamentales, que si pueden ser suspendidos durante el estado de excepción. Ahora bien, ¿se están limitando o suspendiendo nuestros derechos fundamentales durante el presente estado de alarma?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: