¿Salud o economía?: ¿Por qué elegir?
Cyl dots mini
Sergio original

A mi juicio

Sergio Castro González
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

¿Salud o economía?: ¿Por qué elegir?

Sergio detail

El blog del abogado Sergio Castro en Tribuna Valladolid. 

Han pasado ya casi dos meses desde que se decretara, allá por el 14 de marzo, el primer estado de alarma. Y si bien es cierto que los datos indican una clara mejoría respecto al pico de la curva que afortunadamente ya hemos superado, no debemos bajar la guardia. Ni pensar que todo está resuelto. Salvo que queramos retroceder a la casilla de salida. 

 

El plan aprobado por el Gobierno de desescalada divide la vuelta a la “normalidad”, en las ya famosas cinco fases, si incluimos la fase 0, en la que la mayoría de Castilla y León se encuentra todavía. La polémica generada por varias Comunidades Autónomas sobre la decisión del ejecutivo acerca de que territorios pueden pasar a la siguiente fase y cuáles no, ha hecho que muchos de nosotros nos preguntemos sobre qué se debe priorizar, ¿salud o economía?

           

Los efectos que esta crisis sanitaria ha causado son trágicos, casi 27.000 personas fallecidas -según los datos oficiales-, más de dos cientos mil contagiadas, y el colapso de la sanidad pública. Además de la visible recesión a la que se enfrenta la economía española, que ya está acechando a la vuelta de la esquina. El FMI estima para este año que el PIB caerá un 8% y que la tasa de desempleo se situará por encima del 20%. Casi nada.

           

La cuestión no es baladí, sino más bien una cuestión de Estado.

           

Bien, como ocurre muchas veces en la vida, ni todo es blanco, ni todo negro. Es evidente que un rebrote significaría un retroceso fatal de todo lo conseguido hasta ahora, lo que sin duda afectaría a la recuperación económica.

           

Sin salud no hay economía que valga. Sin embargo, la economía no es, ni mucho menos, una cuestión menor. Al contrario, es una cuestión esencial, la generación de riqueza de un país se encuentra ligado al bienestar de sus ciudadanos.

           

Son muchas las cosas que dependen de que la economía funcione, entre ellas el sistema público de salud, si bien la más importante en mi opinión es la posibilidad de trabajar, no ya para prosperar, sino para poder vivir, tanto nosotros como nuestras familias.   

 

En este contexto, ¿por qué tenemos que elegir?, ¿no podemos elegir ambas? La respuesta no debe ser alternativa sino conjunta. Salud con economía.

 

Para ello, todos debemos asumir nuestra responsabilidad. Empezando por el Gobierno, quien debe estar a la altura de las circunstancias tan dramáticas en las que nos encontramos. Y tomar medidas realmente efectivas para paliar la situación económica a la que se enfrentan empresas y autónomos –muchos de ellos ya avocados a no volver a levantar la persiana-, que son quienes de verdad generan puestos de trabajo y riqueza al país.

 

Todos tenemos que estar a la altura. También nosotros mismos, manteniendo la distancia social, adoptando las medidas recomendadas por el ejecutivo en nuestra vida diaria y en ningún caso relajarnos. Nos jugamos mucho en esto. Como dijo Alejandro Magno: “Recuerda que de la conducta de cada uno depende del destino de todos”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: