Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Educación online y economía de futuro

Educaci%c3%b3n online detail

Como ha sucedido en no pocas ocasiones tras una crisis, los extremos pueden tender a distanciarse cada vez más, generando una brecha entre los polos de uno y otro lado que sea muy compleja de suturar. En el caso del de las grandes economías, se está dando un escenario similar alentado por la evolución tecnológica y la transformación digital, motivando que el crecimiento se circunscriba a lugares muy concretos del mundo, dejando otros prácticamente olvidados. En la búsqueda de un modelo productivo adaptado al presente y que garantice el avance hacia una economía de futuro, es fundamental la educación (y especialmente la online).


Mientras las barreras físicas sí resultan ser un elemento que condiciona el desarrollo, la tecnología permite romperlas en ciertos ámbitos como, por ejemplo, la formación. El vertiginoso ritmo de vida actual, dificulta un modelo en el que los conocimientos y competencias sólo puedan actualizarse de modo presencial. La metodología online subsana esta complicación, si bien es necesario que se den una serie de modificaciones como la adaptación del marco legal que regula esta clase de enseñanza, o el impulso que desde la Administración debe facilitarse para que se desarrolle con plenas garantías de ser una educación de calidad.


Los actuales polos de desarrollo, al igual que en su día los industriales, generan sinergias entre las empresas que los componen y se retroalimentan en un círculo virtuoso de crecimiento económico. El sector tecnológico y digital presenta ratios de productividad que aumentan de manera constante, mientras en el resto de actividades se mantienen prácticamente estables. Es el momento de decidir si se apuesta con determinación por un modelo que permita a España -entendida como parte del todo que es Europa- engancharse a esta locomotora del progreso, a riesgo de que permanecer inamovible sentencie al país a los vagones de cola.


Al contrario de lo que ha venido sucediendo en las décadas anteriores, la formación no es un lugar de paso y despedida. Ahora es una necesaria compañera de viaje. Y el empleo, la vida personal y el aprendizaje, son los tres vértices de un triángulo que es complejo compatibilizar, pero que puede resultar algo más sencillo apoyándose en las facilidades de una formación adaptada a cada individuo, de manera personalizada, flexible, cómoda y ágil. ¿Acudir a clase a la misma hora y en el mismo sitio, o hacerlo cuando cada uno disponga de tiempo y desde dónde se encuentre, independientemente del lugar? En pleno siglo XXI, con unos cambios que ocurren mucho más rápido de lo que podemos predecir, la respuesta es obvia.


El valor añadido que aporta la educación online es determinante. Reciclarse ya no es una opción y la realidad lo demuestra. La formación que exige el mercado laboral de mañana se está produciendo hoy, en el mejor de los casos. Y es absolutamente imprescindible una rápida capacidad de reacción, la asimilación de contenidos constante y la capacidad de combinarlo con su puesta en práctica en el día a día profesional. Los alumnos de FP y universidades online crecen continuamente, mientras las empresas confiesan que tienen problemas para encontrar perfiles que respondan a sus necesidades. El momento es ahora. Educación online y economía de futuro.
 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: