Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Trabajar, una cuestión de educación

Trabajar detail

Una educación actualizada, con formación en competencias digitales y adaptada a lo que demanda un mercado laboral inquieto, líquido y móvil.  Así resumido podría parecer sencillo. Pero unas leyes desfasadas, ocho reformas en menos de 40 años y una continua disputa por deshacer lo que el rival político ha hecho antes (entre otros factores, por supuesto), desembocan en que para el 72% de las grandes empresas es un quebradero de cabeza encontrar perfiles que cubran los puestos de trabajo vacantes. No olvidemos, para terminar de colorear el paisaje, que en España hay un 14% de paro, cifra que llega al 34% en el caso de los menores de 25%.

 

La apuesta por una formación superior de calidad, que represente una verdadera respuesta a estos problemas, no se ve reflejada en la realidad universitaria ni de la Formación Profesional a día de hoy. Es preciso que se impulse una adaptación de los contenidos y las competencias, que se potencie el uso de las nuevas tecnologías, que se incremente la carga práctica y lo más cercana posible a un empleo real, y que se introduzcan metodologías de enseñanza que sean homologables tanto a la transformación digital que vivimos hoy en día, como a la flexibilidad, versatilidad y resiliencia que exige el actual desempeño profesional, sea cual sea el sector en el que se desarrolle.

 

El papel que puede jugar la enseñanza online es fundamental. Tanto en el caso de una universidad online como en el de la FP a distancia. La oferta académica enfocada en este sentido crece constantemente, el mercado del E-Learning es un filón que no deja de dibujar una curva ascendente e incluso la Formación Profesional se arrima cada vez más a esta tendencia, complementada en todos los casos con prácticas, tanto virtuales como presenciales que, en función de la actividad laboral que se lleve a cabo, permitan al alumnado una experiencia que suponga una verdadera y consistente base de cara a su incorporación al mercado de trabajo.

 

En la universidad y la FP no puede, por descontado, recaer todo el peso de esta situación. Los trabajadores que forman parte de la realidad empresarial y acumulan ya cierta experiencia, también deben mantener una formación continua, a lo largo de toda la vida. Por supuesto, estudiar online es una opción óptima para este caso y que cada vez gana más adeptos. Pero las compañías y la Administración también deben procurar que sus empleados se reciclen, planificando cursos, seminarios y jornadas que faciliten su adaptación a las últimas tendencias, su conocimiento de la situación actual y las posibles previsiones de su sector, y las mejores herramientas para mantenerse al día de su realidad profesional.

 

La combinación de muchos actores hace que alcanzar una solución sea complejo, es evidente. Pero no lo es menos que si se obliga a que los perfiles tengan competencias variadas, con un elevado grado de desarrollo en todos los casos, y que además puedan acomodarse a los cambios sin que sea una situación de excesivo estrés y con una respuesta rápida, el resto de protagonistas de la realidad profesional debe estar igual de dispuesta a realizar los esfuerzos pertinentes para que este transatlántico llegue a buen puerto. Trabajar, una cuestión de educación.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: