Una sociedad solidaria es una sociedad viva
Cyl dots mini
Silueta felix fuente original

Ilusionados por la política

Félix de la Fuente

Una sociedad solidaria es una sociedad viva

Europa union europea detail

En medio de tanto dolor y de tanta desgracia como están causando las erupciones del volcán Cumbre Vieja en La Palma, resulta reconfortante destacar la enorme solidaridad que está mostrando el pueblo canario y, de momento, la Comisión Europea. Esta última ha dicho que el dinero está ya listo, esperando a que el gobierno español lo pida. La solidaridad de otros organismos y de otros políticos, de quienes no sabemos aún si buscan algo más que la foto en la tele, está por llegar. Pero no es de esto de lo que quiero hablar hoy.

 

Es extraordinariamente solidario el gesto de la Presidenta de la Comisión. ¿Pero por qué la Comisión Europea, es decir al ejecutivo de la UE, no es tan solidaria respecto a otros problemas? ¿Le preocupa realmente a la Comisión la democracia de los países miembros? Hasta ahora han sido varios los países que ha recibido un toque de atención por parte de la Comisión: Hungría, Polonia, Eslovenia etc. y casi siempre por su falta de democracia en cuanto a la separación de poderes. Es decir, de la intromisión del poder político en el poder judicial. También España ha sido llamada al orden por no renovar a los miembros del poder judicial.

 

Pero ¿cree realmente la Comisión Europea que este es el problema democrático que más preocupa a los españoles? Si el Consejo del poder judicial necesita una renovación, mucho más urgente es la renovación del poder legislativo español. No, no se trata de que cambien los diputados, es decir que haya nuevas elecciones, sino de que cambie la forma de elección de representación y de actuación del Legislativo. No, no se trata ni de izquierdas, ni de derechas. Se trata de que los diputados nos representen a los ciudadanos y se preocupen de nuestros problemas, y no de que los diputados sean esclavos de los partidos políticos. Se trata de un sometimiento esclavista del Poder legislativo al Poder ejecutivo.

 

¿Qué sentido tienen las votaciones en el Congreso de Diputados o en el Senado, cuando ya sabemos de antemano los resultados, porque las votaciones se preparan en los despachos, mejor dicho, se amañan, y mejor dicho aún se compran en los despachos? Los votos se compran, y cada voto representa a miles de personas. Un voto comprado son miles de personas vendidas, y a este negocio lo llamamos prostitución. Las sesiones de votación tanto en el Congreso, como en el Senado, no sólo sobran, y desde el punto de vista económico son una ruina, sino que además son un mercadeo de personas.

 

Y sobran también todas las sesiones de control al Gobierno, pues o los ministros no se presentan o responden lo que se les antoja, pero no a las preguntas que les formula la oposición. ¿Y no sobran acaso el 95% de las demás sesiones, que no son otra cosa que peleas de barrio? ¿No les preocupan mucho más a los ciudadanos españoles las miserias de nuestra democracia que la renovación del poder judicial? ¿Por qué se calla la Comisión ante este problema democrático, que es mucho más grave que la renovación del poder judicial?

 

Señora presidenta de la Comisión, usted quiere saber lo que opinan los ciudadanos. Lo está repitiendo usted. Pues, escúchenos, hable directamente con la gente, sin el filtro de sus asistentes, que muchas veces son mandados de partidos políticos. Usted está pidiendo al gobierno español que solucione el problema de las pensiones y el problema de los contratos laborales. Y usted hace depender la entrega de los fondos del Plan Next Generation EU de la solución de estos problemas. Pues me temo que el gobierno actual -y quizás también el futuro- prefieran dejar a las empresas y a los ciudadanos de España sin las ayudas gratuitas de Europa, antes que cambiar el sistema de las pensiones o de los contratos laborales y perder, por esto, un puñado de votos. No sería la primera vez que venden a todos los españoles por un plato de lentejas.

 

El problema de la superabundancia de políticos profesionales españoles es también un problema económico. Señora Presidenta, si no son suficientes las razones democráticas para que usted exija una renovación del poder legislativo español, los motivos económicos sí deberían serlo, pues para muchos españoles este problema es tan importante como el problema de las pensiones.

 

Señora presidenta, celebramos su solidaridad con el pueblo canario. Esperamos que muestre también su solidaridad con todo el pueblo español. Gracias.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: