Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Desoladoras previsiones del INE sobre población en Castilla y León

20190331123359 detail

El blog de Pedro Santa Brígida en Tribuna de Valladolid.

España contará en el año 2070 con más de cincuenta millones de habitantes. Lo dice el Instituto Nacional de Estadística (INE), que cada vez que realiza una previsión de futuro deja a medio país tiritando. A la cabeza de la pérdida nacional de población se sitúa, como no, Castilla y León, que verá reducido su censo en más de 239.000 paisanos/as. Actualmente, esta comunidad tiene un censo de 2.402.877 habitantes.

 

En su último informe sobre la evolución de la población en España de cara a los próximos 15 años, el INE destaca que hay nueve comunidades autónomas que perderán vecinos. Son de más a menos: Castilla y León, Asturias, Extremadura, Galicia, Cantabria, Castilla-La Mancha, Aragón, Rioja y -sorpresa- País Vasco. Por el contrario, incrementarán su censo las otras ocho, de más a menos: Madrid, Baleares, Canarias, Murcia, Cataluña, Andalucía, C. Valenciana y Navarra.

 

Si nos detenemos en la foto-fija de futuro que dejan las previsiones del INE en Castilla y León, es como para echarse a llorar. Todas las provincias pierden población, desde el máximo 17,5% de Zamora al mínimo 6,5% de Burgos. Si lo vemos en datos absolutos, León perderá más de 60.000 habitantes, Valladolid y Salamanca más de 36.000, Burgos más de 23.000, Palencia más de 19.000, Ávila más de 17.000, Segovia más de 10.000 y Soria más de 6.000 habitantes…

 

Hace décadas que en España se registran más defunciones que nacimientos. Este saldo vegetativo negativo se viene compensando con un saldo migratorio positivo, que consigue que cada año aumente el número total de habitantes. Una tendencia que se va a mantener de cara al futuro porque sigue -y seguirá- habiendo enormes diferencias entre países ricos y pobres.

 

El actual ritmo de vida, las exigencias del mundo laboral, el escaso estímulo de los poderes públicos a las políticas de natalidad, los cambios en la cultura social y en la mentalidad individual, etc. no contribuyen, precisamente, a propiciar que nazcan más bebés, mientras la población envejece a ritmo constante.

 

Es positivo que, en general, cada vez haya más expectativa vital, que mujeres y hombres vivamos más años y con mayor calidad de vida, pero todos sabemos que el sistema económico que hemos montado requiere de mano de obra que sustente todo este tinglado consumista y del bienestar, particularmente unas pensiones, que a decir de todos los expertos son insostenibles tal y como están concebidas.

 

En un Estado con 17 comunidades autónomas, cada una de su padre y de su madre, donde la justicia del reparto territorial comienza a ser un laberinto político indescifrable, todas deberán buscarse las habichuelas por su cuenta porque la Administración Central mantiene hace bastante tiempo una tendencia autosuicida, donde se privilegia a unos más que a otros.

 

España cambiará su fisonomía censal en las próximas décadas, actualmente la población nativa (nacidos en España) representa alrededor del 85% del total. En el año 2070 esa cifra se reducirá al 66,8%, es decir que uno de cada tres residentes en este país llegará desde otros lugares del planeta, inmigrantes principalmente llegados de África y América; la mayoría se irán a vivir a Madrid, la costa mediterránea y las islas, es decir a donde hay trabajo y buen clima… claro, siempre y cuando el cambio climático y las no pandemias determinen otra cosa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: