Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Sainete, entremés, circo y farsa en la política catalana

20191016164844 detail

El post de Pedro Santa Brígida en Tribuna Valladolid.

Con pasmosa naturalidad estamos asistiendo al inverosímil circo que viven las instituciones públicas catalanas. Un todavía presidente al que los tribunales le han retirado el acta de diputado autonómico, un gobierno formado por un partido de derechas y otro de izquierdas que no se degüellan ante las cámaras de televisión porque quedaría feo ante los fans y un teatro de guiñol movido por los hilos de un fugado de la justicia y de un preso. Nivelazo de guión.

 

Cataluña, que era hasta hace nada el icono del crecimiento económico, de la modernidad, del progreso y de la cultura, se está convirtiendo cada día un poco más en el fango de la política, en el estercolero del nacionalismo delirante. Una sociedad partida por el ansia de unos políticos que están consiguiendo que no se hable de la pasta distraída por un tal Jordi Puyol y familia. Todo por la patria.

 

Quin Torra no ha tenido más remedio que anunciar que convocará elecciones cuando se aprueben los presupuestos de este año. El odio que rezuman las relaciones entre JxCat y ERC, unidos en el destino independentista y sostenidos por la CUP, (una formación antisistema cuya ex portavoz vive como una reina capitalista en Suiza) se está imponiendo al interés común del ‘procés’. Después de engañar y manipular a la ciudadanía a través del sistema educativo y de conocidos medios de comunicación -que chupan del bote como el que más-, ahora Carles Puigdemont y Cía vuelven a pedir dinero a sus huestes para pagar los despropósitos perpetrados en aquella farsa del 1-O.

 

En efecto, tenemos en marcha un nuevo crowdfunding. Ahora los anteriores mandamases de la Generalitat piden pasta al personal para hacer frente al embargo preventivo de 4,1 millones de euros ordenado por los jueces para que respondan ante una posible condena, garantizando así el reintegro del dinero saqueado de las arcas públicas con destino a los gastos del referéndum-no referéndum. A Artur Mas le medio vaciaron la cartera en su día y también recurrió a la limosna de los adeptos a la causa, que los hay y son legión.

 

Los caminos hacia la independencia son inescrutables, pero la ley es tozuda. Junqueras y demás reclusos se consideran víctimas, héroes, patriotas que con su sacrificio personal están ayudando a alcanzar el místico objetivo de la República de Catalunya, esa piedra filosofal que todo lo arregla, ese edén perfecto en el que los catalanes serán felices, en el que no tendrán que currar, donde no sufrirán enfermedades ni miserias humanas y vivirán eternamente. Para un entremés.

 

Lo he dicho en alguna ocasión y lo repito: si algún territorio de este país desea la independencia, cambien las leyes y yatá, pero no intenten imponerse por güevos, porque España nos roba o por una historia fabulada. Y para que haya referéndum ídem, modifíquese la norma. Por cierto, se perciben claros síntomas que anuncian que hay políticos nacionales muy interesados en tentar ese camino…

 

Mientras los huidos en Bélgica, Suiza y Escocia exprimen la caja de resistencia y los encarcelados negocian como eliminar su condena al ejercicio de cargo público (lo de salir pronto está hecho), la mayoría de los catalanes de a pie -que remedio- continúan con sus vidas, ajenos o no tanto al sainete que protagonizan sus gobernantes.

 

Parafraseando a Groucho Marx y en referencia a esos enormes líderes políticos, “puede que parezcan idiotas y hablen como idiotas, pero no se dejen que les engañen, realmente son idiotas”, y ello pese a que se están forrando con el tinglado que se han montado.

Comentarios

P. Pinto 31/01/2020 00:12 #1
Qué bueno Groucho, cuanto Idota hay en la política

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: