Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Y la psicosis del coronavirus llegó a España

Coronavirus detail

Lorenzo Milá nos regaló esta semana una lección de periodismo hablando del coronavirus en los informativos de TVE. Frente a tantos juntaletras, apañapalabras e indocumentados influencers, el veterano periodista dio una lección magistral desde Milán de cómo abordar un asunto tan delicado: “se extiende más el alarmismo que los datos”, remató la crónica en tono sosegado, cuando ya se anunciaban los primeros contagios en España.

 

Las redes sociales están haciendo mucho daño en este asunto, tanto como la insuficiente comunicación oficial que ofrecen en general las autoridades sanitarias, que a mi juicio no están informando convenientemente a una ciudadanía alarmada por el continuo bombardeo mediático sobre el Covid-19. Los medios de comunicación deben contar lo que está sucediendo, sin exageración, dando más voz a los sanitarios que al primero que pasaba por allí… No creo que haya que dedicarle 20 minutos en un telediario de 40 o dos horas en un magazine de cuatro… Echo de menos esos anuncios institucionales en prensa, radio y televisión -pero sin bombardear- que sirven para tranquilizar, a través de unas sencillas recomendaciones básicas para prevenir/combatir este virus.

 

En los últimos días hemos oído hablar en exceso de posible pandemia, de cuarentenas varias, del cierre de fronteras, de la cancelación de eventos multitudinarios de toda índole, de contagios y de muertos. El panorama que dibuja el coronavirus anima a la psicosis colectiva, al alarmismo, a la histeria y, como no, a la estupidez humana. Las farmacias se han quedado sin mascarillas, sin geles hidroalcohólicos, productos que han multiplicado sus ventas y precios como jamás en la historia. Algunos se están forrando, como suele ser habitual en estos casos. Quién no recuerda las ‘vacas locas’ o la ‘gripe aviar’.

 

Están muriendo personas por la propagación del coronavirus y eso es algo extremadamente serio, pero también ocurre con la gripe común, más de lo que pensamos, aunque eso no nos lo cuentan a diario en las noticias. Dicen los especialistas que, como en todas las gripes, el Covid-19 afecta particularmente a personas con salud precaria, con patologías previas, con defensas bajas…, una población de riesgo ante cualquier tipo de gripe y otras enfermedades. También repiten que el índice de mortalidad no es mayor que el de la gripe común y que muchos de los fallecidos han acudido al médico cuando ya se encontraban en estado de gravedad. Hasta la fecha han fallecido, oficialmente, alrededor de 3.000 personas, 2.780 en China.

 

La situación está llegando a tales extremos que las cotizaciones de las bolsas mundiales caen ante la ralentización que se está produciendo en la economía, principalmente en China. La productividad mundial se empieza a resentir y habrá que ver por cuánto tiempo. La movilidad de las personas se paraliza, el turismo y todo lo que genera a su alrededor se resiente por las cancelaciones de viajes, congresos, ferias, conciertos de música, competiciones deportivas, etc.

 

Me comenta un reputado epidemiólogo que los laboratorios más importantes del planeta están investigando full-time sobre la correspondiente vacuna, que más pronto que tarde estará a disposición (otra vez, alguien se va a forrar) y que en cuanto llegue el calor primaveral el virus empezará a perder su hábitat natural en el hemisferio norte, que es donde está teniendo mayor incidencia en esta ocasión porque en el hemisferio sur ahora es verano.

 

El miedo es libre, no seré yo quien critique a nadie por tomar medidas de precaución ante este famoso virus, por usar mascarillas, guantes o embutirse en trajes anti guerra bacteriológica, por huir de las aglomeraciones o por encerrarse en casa. Cada cual que haga lo que estime oportuno. Personalmente, apuesto por la calma y la higiene, el lavado continuo de las manos, el no tocarse la boca, la nariz y los ojos, toser y estornudar en un pañuelo de papel o con el codo flexionado ante la boca, acudir al médico si se detectan síntomas… Vamos, como ante cualquier gripe.

Comentarios

Carmenchu 27/02/2020 10:01 #1
En las pelis los malos crean el virus y la vacuna al mismo tiempo, propagan la epidemia y al poco tiempo empiezan a vender las vacunas, así se hacen millonarios. Ahí lo dejo

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: