Silueta original

Misión sostenible

María Teresa Pérez

Océanos, mucho más que una masa de agua

Agua detail

El post de María Teresa Pérez.

Coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, del pasado 8 de junio, escribo para rendir tributo a esa gran masa de agua sobre la cual se sustenta nuestra vida. Alrededor del 97 % de la hidrosfera es océano. Es justamente esta gran proporción la que nos despista y nos hace pensar que los mares son tan grandes que pueden con todo. Eso pudo ser verdad hace miles de años, pero en los últimos cincuenta, nos hemos comido millones de toneladas de vida marina y más del 90 % de los peces grandes del mar. Los pesqueros de arrastre industrial raspan el mar como máquinas excavadoras, arrasando con todo lo que encuentran en su camino. Vaciamos toneladas de plásticos en el mar, formando un nuevo continente, “la isla de plástico” que vaga por aguas del Pacífico. Según un informe publicado por WWF, el Mare Nostrum alcanza niveles récord de contaminación por microplásticos, con una concentración de 1,25 millones de fragmentos por kilómetro en el mar. Y por si no fuera poco, se sabe que las emisiones de CO2 provocadas por el hombre están alterando el Ph de los océanos, elevando su acidez. Esto es una mala noticia para el plancton productor de oxigeno y por ende para nosotros.

 

¿Y por qué nos debería importar que cerca de la mitad de los bancos de coral hayan desaparecido, o que haya una misteriosa baja del oxígeno en el Pacífico? Pues, porque esto también tiene que ver con nosotros. Con cada gota de agua que bebemos, y cada vez que respiramos, estamos conectados con el mar, no importa en dónde vivamos, ya sea en costa o en el interior. Dependemos directamente del océano. La mayor parte del oxígeno producido en la atmósfera se genera en el mar y la mayoría del carbono orgánico del planeta es absorbido por los microorganismos marinos. Además, las corrientes marinas dirigen el clima, regulan las temperaturas, determinan la química de la Tierra, y los más importante, generan las lluvias. Si no hay agua, no hay vida. Si no hay azul, no hay verde.

 

Como ya conocemos muchos de estos problemas, me motiva más  encontrar soluciones, así que ¿qué podemos hacer?

 

Pues para empezar, interesarnos por este tema. Se protege lo que se quiere, y para quererlo, hay que conocerlo primero. Visitar algún gran acuario marino nos ayudaría a entender mejor las maravillas de la vida del mar profundo. Sin movernos de casa, a través de Ocean de Google Earth podemos  explorar el fondo marino que rodea a las Islas Hawaianas, la fosa de las Marianas o nadar junto a ballenas jorobadas, por ejemplo.

 

Como consumidores, tenemos un gran poder, haciendo una buena elección del pescado según su origen, modo de pesca, etc., para condicionar así el mercado. Oceana.org recomienda comer pescado local, peces del tamaño de las anchoas o el arenque y marisco de criaderos. Hay que ser consciente del valor de lo que tenemos en el plato; el sushi, sashimi o cóctel de camarón tiene un coste real mucho mayor que el precio que pagamos. Por cada kilo que se vende en el mercado, diez son arrogados al mar como desperdicio.

 

La buena noticia es que la tecnología digital proporciona interesantes soluciones. De entre todas, me quedo con las que se están desarrollando a través del Acelerador Katapult Ocean, iniciativa noruega dotada de una generosa financiación. Conocemos también el Ocean Cleanup, esas largas barreras flotantes que funcionan con las corrientes oceánicas para recolectar pasivamente la basura, evitando la captura incidental de peces no deseados. Para recopilar datos, contamos con  el Wave Glider SV3, un robot autónomo con energía solar, capaz de hacer misiones de hasta un año y llegar a lugares desconocidos. Gracias al uso de redes de arrastre de alta tecnología se capturan solo especies de peces específicas, con anillos de escape que permiten la salida de los demás. Para evitar la sobrepesca implacable del atún rojo, por ejemplo, se utilizan pequeñas etiquetas electrónicas que transmiten datos sobre sus movimientos, patrones de migración e interacciones con el resto de la vida marina.

 

Todas estas iniciativas, junto con la campaña de sensibilización global  sobre los plásticos en el mar, pueden hacer cambiar las cosas. ¡Seamos positivos! Todavía queda un diez por ciento de los peces grandes, algunas ballenas azules, algo de Krill en el Antártico y algunas ostras en la Bahia Chesapeake. La otra mitad de los bancos de coral están todavía sanos, formando un precioso cinturón de joyas alrededor del mundo. Aún tenemos tiempo, pero no mucho, para proteger el corazón azul del planeta. Nosotros decidimos cuanto queremos conservarlo. Nuestra suerte y la del océano son la misma. Por los niños de hoy, por los del mañana, ahora es el momento.

 

mision.sostenible@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: