Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

No motives a los desmotivados

Curva gauss detail

La campana de Gauss, también llamada distribución normal, es la representación gráfica de una función estadística que tiene forma de U invertida. En ella se pueden observar 3 zonas: una central y cóncava, que es la más alta, y otras dos en los extremos con formas convexas y que tienden a aproximarse al eje de las X. En esta representación, los casos más frecuentes se encuentran en esa zona central, mientras que los casos raros se encuentran en los extremos. La campana de Gauss se utiliza para ilustrar la distribución de una variable en muchos y variados temas, como por ejemplo, la altura de las personas de una determinada región.

 

Si midiéramos la motivación de las personas en una organización o en un equipo se ajustarían bastante a la curva normal o campana de Gauss. La mayoría de las personas se situarían alrededor del eje central de la gráfica, serían aquellas que se sienten medianamente motivadas. Su rango de motivación iría desde una motivación media-baja a una motivación media-alta. Esas personas, dependiendo de numerosos factores, podrían estar un día en el umbral inferior del grupo y otro día en el umbral superior.

 

Habría un número pequeño de personas que estarían en la parte derecha de la campana, es decir, muy motivados, serían los trabajadores excelentes. Y aunque su motivación también fluctuase dependiendo del día, se mantendría en unos niveles altos. Por último habría un tercer grupo de personas, también pequeño, cuya motivación sería baja o muy baja. Estos últimos serían los malos trabajadores, que se encontrarían en la parte izquierda.

 

Erróneamente muchos responsables de equipos piensan que su labor como motivadores del equipo es tratar por todos los medios conseguir que esos malos trabajadores, se conviertan en buenos trabajadores. Persiguiendo ese objetivo tratan por todos los medios encontrar la varita mágica que consiga convertir a ese número pequeño, pero existente, de vagos, escaqueadores profesionales, negativos, protestones, encizañadores, malgastadores de tiempo y pasotas, en personas diametralmente opuestas: trabajadoras, proactivas, positivas, participativas, que hacen equipo, eficientes y comprometidas.

 

Conseguir que una persona que está en la parte izquierda de la curva de Gauss pase a la parte derecha es harto complicado, pero además lleva mucho tiempo. Demasiado. Tiempo que tiene que utilizar responsable del equipo, ya que es él el que tiene que estar pendiente de esa persona, hablar con ella, supervisarla, corregir sus comportamientos y sus actitudes, formarla en aquellas tareas que no sepa desarrollar (aunque no quiera), reconocer sus pequeños avances… En fin, invertir un montón de tiempo en esa misión, cuyo éxito es improbable, y además seguir haciendo sus funciones , responsabilidades y tareas de responsable del equipo. Pero la peor consecuencia de que el responsable de un equipo use gran cantidad de su tiempo para tratar de convertir a un mal trabajador en uno bueno, no es que le quede poco tiempo para hacer su propio trabajo.

 

La peor consecuencia es que no tendrá tiempo para mantener motivados a los trabajadores que ya son buenos trabajadores. Esos que son los que sacan las castañas del fuego cuando están quemándose, esos que alargan su jornada laboral por el bien del equipo sin tener que decírselo o insinuárselo, esos que hacen equipo con los demás compañeros porque les ayudan y les echan una mano, esos que proponen ideas para mejorar continuamente sin buscar una compensación, esos a los que se les puede confiar un trabajo duro y difícil sin tener que estar detrás de ellos para ver si lo hacen o no… Sí esos. La peor consecuencia es que esos buenos trabajadores, que también necesitan que su responsable les dedique tiempo, no lo tendrán. Y cuando esos trabajadores se desmotiven… ¿quién hará el trabajo duro?

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Raúl García 14/12/2018 22:04 #8
Hola Eduardo #5, el qué hacer excede muy mucho el espacio de un post. Pero, como ya sabrás, cualquier cosa que hagas con ellos supondrá mucho tiempo y mucho esfuerzo. Saludos, Raúl García.
Raúl García 14/12/2018 22:02 #7
Hola dg #6, más que un despropósito es una simplificación, probablemente excesiva. Gracias por comentar! Saludos, Raúl.
dg 30/11/2018 13:14 #6
Definir como "malos y buenos trabajadores" me parece un absoluto despropósito.
Eduardo 29/11/2018 22:32 #5
Muy de acuerdo Raúl! El problema es que hacer con esos trabajadores desmotivados.... Gracias por tus artículos!!
Raúl García 29/11/2018 10:39 #4
Hola JM, la motivación es un constructor que no se puede medir directamente. Sólo puede medirse indirectamente mediante la observación de comportamientos. Es decir, una organización establece y especifica los comportamientos adecuados según sus valores (es decir, la competencias) y después evalúa el grado en el que cada persona actúa según esas competencias. Una persona que cumpla con los comportamientos establecidos (que pueden ser: orientación a resultados, trabajo en equipo, comunicación eficaz, rigurosidad en el trabajo, etc...), entonces se podrá calificar como "trabajador motivado". Saludos, Raúl.
Raúl García 29/11/2018 10:34 #3
Muchas gracia Ignacio por tu comentario!!
Ignacio Bravo 27/11/2018 22:01 #2
Absolutamente de acuerdo!!
JM 27/11/2018 20:42 #1
Cual es la mejor forma de "medir" la motivación de un trabajador?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: