Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Lo que nos gusta a...

Clase detail

El blog de Juan Carlos López Rodríguez en Tribuna Valladolid.

En ocasiones nuestras acciones molestan a los demás. Unas veces lo hacemos intencionadamente, pero otras muchas ocurren por desconocimiento, porque unos no sabemos lo que gusta a los otros. Escuchando a nuestras aulas, esto nos dicen:

 

A LOS PROFESORES LES GUSTA….

 

Que los alumnos nos hablen con buen tono, pidiendo las cosas, no exigiéndolas.

 

Nos gustan los alumnos respetuosos. ¿Y eso, qué es?, pues que dicen por favor y gracias, que no tocan las cosas de los demás sin su consentimiento, tampoco las de los maestros; que cuidan sus pertenencias, y no pegan patadas a las de los demás, ni a las dependencias del colegio, ni rompen las cosas del colegio ni las de sus pueblos. Que comiencen las frases con: “A mí me parece…, Creo que…, mejor que, “No es así”, “Te has equivocado”, “No tienes ni idea”. Que preguntan con educación

 

Nos gustan los que respetan las normas; sí, esas que están para que todos podamos convivir mejor, aunque algunas no nos gusten.

 

Nos gusta que no empujen, que no escupan al suelo, que no digan palabrotas; que se sienten bien en clase, que si hay deberes, los traigan; que llamen a la puerta, que si llegan tarde se acerquen al profesor y les digan por qué. Que no mientan, que no griten. Que no insulten

 

Nos encanta cuando ayudan; a recoger, a limpiar, a colocar.

 

Que atienden cuando les hablamos. Que no murmuran a la vez que nosotros hablamos.

 

También nos gusta que se rían y se diviertan, que nos cuenten sus sentimientos, que nos pidan ayuda, que colaboren con  sus compañeros

 

Que traigan el material, que no se les olviden los cuadernos, los libros, los bolígrafos … todos los días.

 

Que vengan limpios a clase.

 

Nos gusta que los padres se impliquen en la educación, que vengan a las reuniones y mejor que vengan los dos. Que pregunten cómo pueden mejorar la educación de sus hijos. Que consideren al docente como un profesional y confíen en él. Que se den cuenta de que el profesor quiere lo mejor para su hijo, y que, si el chico o chica no sale adelante, el profe se siente mal.

 

 

Y QUÉ LES GUSTA A LOS ALUMNOS.

  • Que el profe sea respetuoso y divertido. Que no grite y no genere tensión en clase, y si se crea, que la sepa controlar.

  • Que salude por los pasillos. Estos días cuando preguntaban a los alumnos del Profesor Alfredo Pérez Rubalcaba recientemente fallecido, qué valoraban de él, decían: Pues, que se esforzaba por hacer las clases amenas, y que era agradable incluso por los pasillos
  • Que les cuente sus historias, y nos enlace los contenidos con la vida
  • Que ponga pocos deberes
  • Que sea ordenado. Que no sólo siga el libro
  • Que nos de seguridad: si alguien se mete con nosotros que nos defienda. Que sea humano. Que se preocupe por nosotros y si ve que no estamos bien, nos pregunte.
  • Que sea flexible. Que explique bien. Que repita sin enfadarse, que entienda que algunos no entendemos a la primera, ni a la segunda.
  • Que sea puntual, y si no lo es, que pida disculpas, pero en ningún caso se enfade con nosotros por una falta suya.
  • Que no hiera con sarcasmo, ni se meta con algo o con alguien que nos guste.
  • Que sea justo al evaluar, incluso un poco generoso, y que valore nuestro esfuerzo no solo nuestro resultado final
  • Que no olvide que él un día fue estudiante.
  • Que sepa cambiar la clase si ve “que no le seguimos”.
  • Que no pague con nosotros el mal humor que le provocaron los alumnos de la otra clase.

 

QUÉ NOS GUSTA A LOS PADRES

 

  • Que el profesor no ponga muchos deberes, y que no tengamos que estar en casa hasta las “tantas” haciendo tareas. A veces las relaciones familiares se deterioran por culpa de los deberes.
  • Que tenga disponibilidad para hablar con él, que si queremos informarnos de cómo va nuestro hijo en el colegio, tenga en cuenta nuestra situación para poder encontrar una fecha y un momento para hablar.
  • Que el colegio o IES nos de seguridad física, que sintamos que no hay peligros en el centro educativo, y si el azar jugase una mala pasada, se actué con diligencia
  • Que realice otras actividades escolares además de las académicas. Pero que no se pase realizando otras actividades… Ya sabes que “si nos bajamos mucho de la bici no llegamos”.
  • Que no estén pidiendo dinero a todas horas, que se tenga en cuenta la situación económica de todos los alumnos.
  • Que lo que aprendan nuestros hijos tenga una utilidad, más allá del propio estudio.

 

Si todos nos ponemos en los zapatos de los demás, será más fácil tener el curso en Paz.

 

 

 

 

 

 

“Cuanto tiempo transcurrido, cuanta acumulación de conocimientos inútiles, cuantas caídas y cuantas luchas hasta aprender las cuatro o cinco verdades : que no hay que preocuparse de nada, que hay que gozar al instante, que hay que amar la calma y la libertad, que hay que imitar a la naturaleza, que hay que respirar plena y correctamente. Nadie nos habló en las escuelas o en universidades, en nuestros primeros años de formación, de esas verdades, Y si alguien lo hubiera hecho, nos hubiéramos echado a reír.

 

Antonio Colinas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: