Da para una trilogía
Cyl dots mini

Da para una trilogía

Vidal Holgado

Hay que fastidiarse la paliza que han dado y siguen dando, con el asunto de Ponce y Ana o Ana y Ponce, en fin, hay que alimentar el hambre de cultura del pueblo, no vaya a faltarles carnaza y les de por pensar en asuntos más serios y como consecuencia, pedir cuentas de los destrozos sufridos.
Nada como el futbol y poner en candelero a personajes de la farándula para anestesiar al personal.

 

Lo extraño es que la titular del ministerio de da igual, no haya pedido el empapelamiento de Ponce por asaltacunas, habrá pensado que igual mejor que no, no vaya a salirle el tiro por la culata, aunque seguro que igual la da, ha demostrado hasta el hartazgo su torpeza y no tener sentido de la decencia ni del ridículo. En algún momento de lucidez, se habrá dado cuenta de que lo mismo el asunto no es muy viable, Hay muchas Anas que nacen ya creciditas y seguro que esta pertenece a ese “GENERO”, me da que su voracidad por la fama y el dinero, supera la del oso hocicotubo por las hormigas.

 


Ahora en serio. No se si a lo largo de la historia se habrán vivido tiempos de tanto peligro, incertidumbre y ventiladores esparciendo revoltijos de mierda como los actuales, solamente recurriendo a situaciones históricas, de infausto recuerdo, podríamos encontrar algo parecido.
A los desmanes varios del PSOE, los mas graves en Andalucía, los gurteles del PP y la satrapía, nepotismo, falso victimismo y el uso y abuso de recursos públicos, amén de las movidas iraníes, sudamericanas y dinas, imperantes en Podemos, ahora tenemos que añadir el asunto que llaman de la cocina, que ejerciendo la práctica de “y tú más”, en tiempo y forma conveniente, empringa hasta a Mariano Rajoy y sirve para despistar y entretener al personal.

 


Asuntos guarros suelen aparecer cuando a alguien, a quien se ha tenido en primera línea de trinchera, se le quiere dejar colgado, es lo que ha sucedido con Francisco Martínez en el caso Kitchen y Calvente en Dinacard, que, o se les paga muy bien el sacrificio o cascan. También sucedió con el caso Gal, y esto fue más grave, con un juez de altos vuelos y moral baja, al que, parece ser, no se le recompensó con lo prometido los servicios prestados, lo que acabó con algún ministro en la cárcel y a punto estuvo de mandar a la trena al mismísimo presidente, no lo volveremos a ver, aunque peces gordos que han hecho méritos, haberlos haylos.

 


Con el totum revolutum que tenemos hoy en el bombo, estimulación del odio entre españoles, separatismos, políticas torticeras, corrupción, sexo, violencia, latrocinio, etc., con políticos, jueces, fiscales, policías, empresarios y para colmo un coronavirus que nos trae la muerte y la miseria. Con un personal entontecido que parece no darse cuenta de la gravedad de la situación. Todo esto, con un poco de habilidad e imaginación, da para una novela de muchas páginas, que digo, para una trilogía, personajes, trama e intriga para elegir, no van a faltar, a raudales hay para elegir.

 


Alguien ya se habrá puesto manos a la obra, con la intención de publicar cuando pase el diluvio y vuelva la calma, ahora que ni se le ocurra, si no quiere convertirse en reo de crucifixión y que alguna desgracia le caiga, amenazas, escrache, linchamiento redil y puede que hasta algún escupitajo y cadenazo de guerrillero. Por cierto, hay que ser mezquino y miserabe para sentir la muerte de un asesino y olvidarse de sus víctimas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: