Estética
Cyl dots mini

Estética

Hoy vamos a olvidarnos de la ética porque tenemos que vivir con un mínimo estado de ánimo, que bastante tenemos encima como para además hacernos mala sangre, con el efecto que tal estado tiene para la salud y su eficacia a la hora de ayudarnos a palmarla antes.

 

Hablemos de la estética, materia en la que abundan los eufemismos, la hipocresía y el enrosque del lenguaje, pensando que si no se hace así se puede ofender a alguien, incurrir en incorrección política y ser tachado de racista, xenófobo, facha o vete tú a saber qué cosas más.

 

Se observa que hay gente que habla de gente de color, morenos, oscuros, etc., incluso cuando se refieren a un aborigen australiano mas negro que un tizón y todo para evitar la palabra negro, que no sé qué tiene de malo, otra cosa es que un individuo además de negro sea un hijo de su madre, pero entonces me da igual que sea negro, blanco o colorado, un HP no lo es menos por ser blanco, amarillo o entreverado.

 

Es curioso observar como los y sobre todo las, progres de la progresía y pijotontos/as, no protestan porque el salario de los futbolistas (futbolistos), supere en proporciones galácticas al de las futbolistas, ni porque casi todos los presentadores de televisión sean guapos y guapas, - que los feos también tenemos derecho- y además ellas suelen estar muy buenas, me consta porque lo veo, supongo que ellos también y todos suelen vestir muy bien. No es una crítica, que conste que lo entiendo, un presentador al que un ictus le ha dejado un carrillo mas pequeño que el otro y la boca a la virulé, pues que quieres que te diga, como presentador de TV no queda muy bien, se ha dado cuenta hasta la fauna tonta y abundante en renovadores de pacotilla.

 

Verá Vd., uno puede vestirse con el chándal parcelero o la camiseta de propaganda y los vaqueros rotos en su casa, paseando por el campo o en una fiesta con amigos, pero salir andrajoso por TV y además como representante público y cargo de relevancia, pues no. Para gustos se hicieron los colores y cada uno puede elegir como quiere que le vean, pero cuando se ostenta un cargo de relevancia, mi opinión es que existen normas y costumbres, escritas o no, que deben respetarse.

 

Tenemos un diputado que se calza un peinado que seguro mantenerlo limpio con agua y champú requiere de alguna técnica especial, en caso contrario se puede convertirse en el hábitat apropiado para liendres y caránganos, seguro que no, hoy día las técnicas han avanzado una barbaridad y existen parasiticidas extraordinarios, no es necesario recurrir al uso y costumbre de un camionero que conocí hace tiempo y decía que se quitaba las ladillas con el gasóleo del camión, me costaba creerle, pero en todo caso, aunque el método fuera efectivo, supongo que se le quedarían aceitosos, medio escaldados y probablemente con su función orgánica disminuida.

 

Tenemos un vicepresidente que se gasta un moño que a mi me recuerda un ovillo hecho con la lana recuperada destejiendo un jersey usado que haya cumplido ampliamente su función y con las coderas desgastadas.

 

Tenemos a un señor Simón, que sale mucho por la tele contando chistes y mentiras, que debe vestirse en la sección de saldos de una tienda de ropa usada, el otro día me fijé, aunque no le veo casi nunca, que no se había peinado o si lo había hecho, este hombre no se peina, se despeluja.

 

Sirva este extenso y puede que un poco fútil preámbulo, como introducción a mi opinión sobre el trato dado en esa parte de las redes sociales convertida en un estercolero, -donde abundan los propagandistas interesados cuando no directamente descerebrados o tontos del cachamen glúteo-, a la primera ministra finlandesa Sanna Marin por lucir un escote en V casi hasta el ombligo. La han puesto a escurrir, tratándola desde indecente, inmoral, lisa, que para que se pone si casi no tiene, en fin, esto de lo mas suave. Cierto que también han abundado quienes la apoyan y defienden, pero esos no interesan, son menos noticia. Pues yo la presto mi apoyo incondicional, vista la foto, me parece que su atuendo y todo el conjunto, resulta muy elegante y para quienes la atacan diciendo que está mas lisa que una tabla, pues mire Vd., no vamos a reflexionar ahora sobre tetas o ubres, pero si las tuviera como los balones de la Yola o los glúteos de la Georgina, entonces si que podría haber resultado mas basta que un bocadillo de bellotas acompañado de una ensalada de esparto y paja de garbanzos servido en una escudilla de madera, pero en este caso, de eso nada, es una mujer además de inteligente, primera ministra y buena gobernanta, guapa y elegante, que siendo socialista puso firme a Pedro Sánchez por pedir para derrochar, lo que demuestra que no todos los socialistas son iguales.

 

Estoy convencido de que la mayoría de los ataques se deben a la envidia cochina, que por lo que se ve no es patrimonio nacional de los españoles, sabido es que, mal de muchos consuelo de tontos, pero algo consuela. Lo que tengo bien claro es que yo se la cambiaba por nuestro presidente y nuestro vicepresidente y marquesa consorte, añadiría en el lote a Celaa, Marichus. la cabrense y unos cuantos y cuantas más. Si ya sé que no puede ser, a ver si vais a creer que pienso que los finlandeses son tontos.

Comentarios

El diablo viste de Prada 01/11/2020 21:38 #1
El hábito no hace al monje, y usted por mucho que se vista y peine según esas normas (rancias) de tienda de primera mano , las carencias se le ven y el plumero también.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: