Jóvenes asintomáticos, temblad
Cyl dots mini

Jóvenes asintomáticos, temblad

En vista de la escasa colaboración voluntaria de la generación mejor preparada a la hora de evitar la propagación del virus, ya que se han creído que solo mata viejos y ellos no deben tener abuelos o si los tienen los quieren poco. Quizá sería conveniente transmitirles el mensaje de que eso no es cierto, lo que pasa es que, con los asintomáticos, el virus es más malo y traicionero y de efecto retardado.

 

Mas o menos, los contagiados asintomáticos, al cabo de un año, un día, dejarán de ser asintomáticos, se sentirán mal, irán al médico y cuando el galeno les arrime el fonendo, oirá gorgoritos, gruñidos de intestino disentérico y ruidos de cavitación y ahí comenzara su desgracia, porque se les acabarán las ganas de fiesta. En pocas semanas el martillo del oído se les convertirá en mazo de batan y escuchar música será como meterse por el conducto auditivo un tropel de caballos al galope. Pegarse un lingotazo de litrona o calimocho será como tragarse un coctel de cuchillas de concertina, muelles de alambre de espino y chinchetas, y tenerlo que cagar. Cuando le den a la coyunda, a ellos se les quedará la chorra como un zarcillo y a ellas las domingas como botas de vino escurridas y el chchirri como el moco un pavo y a todos, el culo como un caldero, incluidos los entreverados, así que todos inhabilitados para el jolgorio.

 

Ya, pero eso que dices no está demostrado, ¿y que mas da?, como si sobre esta peste nos hubieran contado alguna verdad, que si alguien lo ha hecho habrá sido por equivocación o casualidad, así que aquí vamos a lo práctico.

 

Poco costaría que el señor Illa y el señor Simón, después de todas las chorradas y mentiras que nos han contado, empezaran a hacer algo útil y transmitieran el mensaje, si además, el figura de la sexta, fruncidor del entrecejo, de camisa y alma negra, lo hiciera con frecuencia, durante toda la mañana en su programa colorao, y le acompañaran el Guarromin con su entrepartos, el liante del Jordi en su programa socorridos y el resto de la fauna mediática pesebrera, tendenciosa y carroñera, hiciera lo mismo, ya les garantizo yo mayor éxito en la lucha contra los fiestorros que el empleo de regimientos de caballería a la carga, sable en ristre.

 

Así que Pablo Iglesias ha denunciado al organizador de manifestaciones frente a su chabola de Galapagar. El escracheador escracheado, hay que joderse, lo mal que le sienta a Pablo su propia medicina. Le acusa de coacciones, acoso, descubrimiento y revelación de secretos, desobediencia a la autoridad, alteración del orden público y contra los recursos naturales y el medio ambiente, toma ya, le ha faltado añadir por blasfemia y agresión mediante el lanzamiento de porquerías, mira que ponerle canciones de Manolo Escobar, el Himno Nacional y enseñarle La Bandera, un poco de mala leche si tienen porque a esta basca le produce la presencia de cualquier cosa que huela a España, asco, animadversión, repeluses y hasta erupciones cutáneas.

 

Definitivamente, esto de la democracia alguna tara gorda debe tener cuando hace posible que un individuo como Pablo Iglesias llegue a vicepresidente del Gobierno, ponga a su novia un ministerio de …., igual da, dañino como plaga de babosas en huerto de lechugas, y que sus barraganas se cobren los servicios prestados mediante momios financiados por el erario público. Y que no pase na.

 

¿Qué les pareció el recibimiento que sus ministros le hicieron a Pedro Sánchez?, por dios, cuanta efusividad, que entusiasmo en los aplausos, si solo faltó que le recibieran bajo palio, como los curas a D. Francisco. Y eso que no consiguió ni la mitad de las que se prometía. Esta gente ha perdido el sentido del ridículo y el respeto a los ajenos. No contentos con el numerito, lo repiten en El Congreso, donde por cierto fueron todos en tropel, a ver quien iba a faltar en el agasajo al jefe, incumpliendo normas establecidas para evitar la propagación de la pandemia. Bueno, hay que comprenderles, la mayoría de los que se sientan en la cámara, eso y poco más, es lo que hacen para ganarse el sueldo, y no solo los socialistas. Después de los espectáculos que nos brindan y que se nos rían en toda la jeta, ¿será posible que alguien, que no deba el disfrute de sueldo o prebenda a esta caterva, les vuelva a votar?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: