Nos arrojan a los cocodrilos
Cyl dots mini

Nos arrojan a los cocodrilos

Lo que faltaba, el gobierno pactando con Bildu la derogación de la reforma laboral, mira, ya pueden hacer lo que les venga en gana, esta gente ni tiene principios ni guarda ningún orden ni concierto y lo peor es que ya nada nos extraña, son unos desalmados y con ellos ya solo nos falta oír hablar a las piedras.


Es triste, sí, pero lo es, que gente que debería estar gritando contra tanto atropello y desafuero perpetrados por el gobierno, callan como piedras que, parece ser, hablarán antes que ellos. Nos arrojan a los cocodrilos y calláis, ¿Cuándo vais a hablar y llamar a las cosas por su nombre?, no vale el infantil enfado de la patronal y el ridículo de los sindicatos, incomodados porque no se les ha contado antes la venta de otra porción de dignidad. Tanto los unos como los otros, enfadados, pero poquito, no sea que nos dejen sin caramelos.


¿Dónde se han metido jueces y fiscales?, ¿Dónde los grandes patronos del Ibex?, ¿Dónde los gerifaltes de instituciones que deberían ser garantes de la libertad y la unidad de la nación?, ¿Y la iglesia, le importa que crezca el martirologio? Vosotros seguid mudos, que cada día que pasa nos acercamos un poco más a dos posibles soluciones, una mala y la otra peor.


Claro que estoy pensando en que el ambiente avanza a pasos agigantados hacia el existente en los 30 del siglo pasado, ¿qué no?, pues vale, pero si quien observa las manifestaciones y enfrentamiento en las calles que estamos viviendo no se da cuenta de que la brecha entre españoles se hace cada vez mas ancha y profunda, es que está ciego o piensa poco. Fieles a nuestras costumbres, como siempre, cuando tenemos un problema morrocotudo encima, en lugar de unirnos como una piña, nos hinchamos a hostias entre nosotros. El proceso no es que se esté iniciando, es que ya lleva bastante recorrido, solo faltaba el hambre física y aparece el coronavirus para solucionarlo, manda narices, como si no se bastaran Pedro y Pablo para devastar el país que ahora viene un virus a echarles una mano.


Pero si hasta Pablo Iglesias cada día se parece mas a La Pasionaria. Hipócrita, parásito y sinvergüenza, que acepta que la guardia civil, a quien desprecia, corte su calle para que no le molesten, con la connivencia de un nefasto ministro del interior, como si la calle fuera de ellos, se acuerdan de D. Manuel, si, el de la derechona, que decía lo mismo, a estos infames no les importa copiar a quien odian cuando les interesa, sea quien sea y venga de donde venga.

 

Y todo porque unos cuantos cabreados van a gritar a su puerta. Encima con amenazas veladas en el programa del guarreras, cuando los escraches que el organizó y en los que participó, ¿lo recuerdas Pablo?, recuerda el que le hiciste a Rosa Diez en la Complutense, templo de la sabiduría, según Unamuno, y convertido en templo de iniquidad por tu obra y gracia, ¿y a aquel tío con cara de dóberman al que acabaran de quitar un hueso, gritando como un poseso arrimando los morros a la cara de Cifuentes?, ¿y el que le hicieron a Soraya?, eso sí que eran acosos a lo bestia. Así que el jarabe democrático que los de abajo aplicaban a los de arriba, ahora que tu estás arriba, ya no es buena medicina. ¿Sabes lo que dice la sabiduría popular?, que cuando las tomas donde las has dado, callar es bueno. Anda y muérdete la lengua a ver si te envenenas. Pablo Protervo Iglesias Turrión, eres malo con insistencia y perseverancia.


Alguno dirá que parezco un negro, que piensa en negro y se cubre con una capa negra, lo que Vd. quiera, pero o esto cambia de rumbo más pronto que ya o acabamos en el barranco, al que no nos encaminamos de culo, sino de frente, a todo trapo y acelerando.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: