Pedro Narciso Sánchez Egolatrón
Cyl dots mini

Pedro Narciso Sánchez Egolatrón

Vaya con el discurso que ha endiñado Pedro Sánchez al personal. Iba a decir que nos ha endiñado, pero a mí no, no le he visto ni oído, no le aguanto, solo algunos fragmentos y los que he leído en los periódicos. Lo mismo de siempre, mentir y mentir, y autoalabarse, como Narciso Egolatrón, hasta el ridículo. Anda y que te aguanten tus votantes babeantes, pacientones y sumisos. La realidad es que, entre el coronavirus y tu gobierno, vais a dejar el país como rastrojo aprovechado una docena de veces por un enorme rebaño, es decir, liso como una tabla y lleno de mierda. El único consuelo que nos queda es que terreno bien estercolado es mas productivo, si quien lo trabaja es buen cultivador, y esperar que las urnas os boten, cuanto antes mejor.

 

 Algo tendrá que ocurrir para que seáis botados. Con la ausencia de recato que demostráis, os atrevéis a anunciar que os tendremos en el gobierno per saecula saeculorum y teniendo en cuenta que oposición tenéis y lo bien que manejáis los medios y el BOE, fácil que lo consigáis, maestros en el agiprot y el aborregamiento. Legisláis con nocturnidad y alevosía, aplicando la técnica de Juan Palomo y apuntando siempre a vuestros intereses, es decir, ganar votos y apoyos a costa de lo que sea, hasta de lo más nauseabundo.

 

El último ejemplo ha sido la ley Celaa, que ha superado todas las tropelías realizadas por las anteriores leyes de educación. Si a lo que natura no da, se le añade que Salamanca no preste, el buscado gregarismo entre los votantes fructificará como en año de vacas gordas y le vendrá de perlas a la casta política, sobre todo a socialcomunistas y populistas. Un pueblo culto y bien formado, jamás soportaría el gobierno que sufrimos.

 

Dice Abalos que hay que aliviar tensiones, se refiere al ofrecimiento de indulto a golpistas separatistas. Lo que hacéis es aliviar tensiones siempre con los mismos, que con otros bien que las incentiváis. Mercadeáis hasta con la dignidad de los españoles, que es lo mas rastrero que se puede hacer, es como vender el alma, para comprar apoyos. Si hubiera justicia, cuando los indultados, no arrepentidos y anunciando volver a hacer de las suyas, una vez libres repitieran la faena, el gobierno insultante, -quería decir indultante, pero a uno le traiciona el subconsciente y el adjetivo empleado también le encaja a la perfección, así que lo dejo- al completo, debería ocupar su sitio en la cárcel, en una de verdad y no en un confortable hotel como el de Lledoners.

 

El soberbio de Pablo Iglesias quiere meter en la cárcel a un tal Frontera, por ir a la puerta de su casa a darle la barrila, a quien se le ocurre ponerle el Himno Nacional, hombre, por dios, que eso es como mostrarle un crucifijo y una ristra de ajos a un vampiro. La verdad es que en esta ocasión y sin que sirva de precedente, tengo que darle la razón a Pablo Iglesias cuando se queja, porque la tiene. Lo de meter en la cárcel a Frontera, ya me parece un poco exagerado, las leyes suelen contemplar atenuantes y digo yo que escrachar a un escrachador se debería tener en cuenta, bien lo define el proverbio popular que dice no sé qué de perdonar a un ladrón.

 

Repito que, en este caso, Pablo tiene razón, lo que no tiene es vergüenza, cuando el lo hacia o azuzaba a sus acólitos no era delito, era jarabe democrático. Es lo que tiene ventear mierda, que, si la dirección del viento se invierte, te cubres de lo que has esparcido. Garrapatagar se ha convertido en territorio comanche, ya ni pasear ni zamparse un roscón con chocolate se puedes hacer en algunas de sus calles. Quiero dejar constancia de que no me creo ni la mitad del vídeo publicado, ni me pliego a las intenciones de quien lo ha hecho, porque está censurado, perdiendo casi todo su valor testimonial, y porque estoy convencido de que hubo provocación.

 

Tampoco se puede juzgar a toda la Guardia Civil porque uno de sus miembros se pasara en el ejercicio de su labor, pero es seguro que les hace un flaco favor, no todo el mundo comprende que los guardias y policías que custodian la mansión del comunista, están cumpliendo órdenes y que a quien hay que pedir explicaciones es al gobierno, a Pedro Sánchez y al ministro Marlaska. Por otro lado, es normal que la gente vaya por allí a manifestar su enfado con los personajes residentes, e irá en aumento, ya se encargan ellos mismos de no perder ocasión para ganar simpatizantes.

 

 Cada vez hay más individuos que están hasta la coronilla de ellos, que, unidos a los decepcionados, formarán una legión, a ver qué hace Grande Marlaska si la situación se descontrola, ¿pedirá a Margarita que mande al ejército?, seguro que sí. No es que yo vaya a pedir que se les deje desprotegidos, pero quizá, si se buscara otra solución su coste disminuiría, como puede ser su traslado a una vivienda más modesta y en lugar de más fácil y económica protección, además estaría mas acorde con lo que predican, parecerían menos fariseos, pero no creo, ni harto de espirituosos, que renuncien a ningún privilegio quienes luego pregonan a voz en grito lo que nos cuesta mantener a la Casa Real y que no hay derecho a que nadie sea receptor de prerrogativas por herencia y lo dicen sin ningún recato ni vergüenza. Deberían explicarnos cuanto nos cuestan ellos y como han conseguido lo que tienen en tan poco tiempo, ¿cómo se ha ganado la señora el ruinoso y nocivo ministerio de, igual da. No me lo digas, por herencia no ha sido.

 

 

Por culpa de las elecciones, el coronavirus matará más catalanes y como consecuencia a más españoles, a ver quien se atreve a arriesgar votos, tomando medidas tan necesarias como impopulares. Ya se sabe, para los políticos lo primero es lo primero y si la palma su madre, pues daños colaterales.

 

Por cierto, me contaron que una señora, de las que fue a vacunarse, al comprobar que la jeringuilla no llevaba impresa la propaganda del gobierno, se negó, alegando que esa vacuna no era auténtica. Al final la convencieron diciéndole que no se preocupara, que el peligro estaría en una vacuna gubernamental.

 

 Puede que, a los sanitarios, que argumentaron para convencerla, no les faltara razón, porque, según nos lo cuenta Pedro Sánchez, parece que las vacunas las hubiera fabricado él, con la ayuda de Iván Redondo, en los sótanos de la Moncloa. Este año los Reyes nos seguirán trayendo cabones, que hay que ver el surtido del que deben disponer, tendrán los almacenes llenos, porque igual reparten a buenos, a malos, a diestros, a siniestros, a transversales y a entreverados, pocos se libran, siendo condición necesaria para el aumento de inmunidad, la escasez de principios. La erre que falta, la ponen Vds. donde “les salga de los coones”, aunque, no sería el mejor lugar el que debería ocupar la jota que falta.

 

Les deseo un Feliz y próspero Año Nuevo.

 

De ilusión también se vive

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: