¿Quién nos salvará?, nos tendremos que salvar nosotros mismos
Cyl dots mini

¿Quién nos salvará?, nos tendremos que salvar nosotros mismos

Volvió Irene Montero al ministerio, ese ministerio parásito que si sirve para algo es para hacer daño y es un lastre más. Empieza desvariando una vez más, metiéndose con la policía y con la justicia, de las pocas cosas que funcionan a pesar de las trabas que el gobierno les pone. La Irene que decía que había que buscar una salida antifascista a la crisis del coronavirus, ¿a qué se referirá, ¿a meter en campos de concentración a toda la derecha y de paso a todo aquel que no piense como ellos?, ¿a reinstaurar las checas?, y lo decía pasando la cuarentena en su chabola de Galapagar, mientras se hacía un test semanal cuando se les niega a los sanitarios que se juegan la vida, muchas veces a pelo.

 


Sale Pablo Iglesias con una de sus falsas, hipócritas y ridículas actuaciones, pero no lo hizo del todo bien, debería haber comenzado su actuación con aquel grito: ¿COMO ESTÁN VDS?
Vaya pareja, ¿no desaparecerán del mapa y que no sepamos de ellos nunca más? Me temo que no, no les faltarán prosélitos y sufridores que les mantengan. Quien debería pedirles cuentas no lo hace, aunque les tratan igual que Juan Pelanas a un pelele. Anda, que se cortan un pelo a la hora de manifestar el respeto que le tienen a la justicia. Ósea, que a Isa Serra la tenían que haber premiado por llamar puta a una policía, decirle que se follaba a sus compañeros y que su hijo debería pegarla un tiro. Todo eso, más y librándose de la acusación de desorden público, por diecinueve meses, no, si algo de razón tienen, pero por motivos totalmente opuestos.

 


Una perla de los socios que se busca Pedro Sánchez. Ha dicho la consejera de presidencia de la Generalidad, después repetido por individuas e individuos pertenecientes al sistema satelital de las administraciones catalanas, que en una Cataluña independiente “no habría habido ni tantos muertos ni tantos infectados”. Totalmente de acuerdo, además, solo la cascarían los charnegos (los charnegos rufianes se librarían) y los catalanes descastados que quieren ser españoles. Anda, iros a buscar escobas de palo largo y que alguien les de utilidad, que además de para barrer también sirven para, bueno, para otra cosa.

 


El señor Sánchez, cada vez que sale a cantarnos las excelencias del gobierno, también nos dice que van a repartir dinero a tutiplén, renta básica, paro, pasta gansa a las empresas que han perdido o visto reducido su negocio, etc., etc., etc., a ver si así el personal no se cabrea tanto. Lo cierto es que la mayoría de lo prometido está en fase de la semana que viene, hoy no hay reparto, la próxima semana si, consigna para responder a todo el pedigüeño que se presente preguntando ¿qué hay de lo mío?

 


Como es posible que no hayan pagado todavía un euro a los trabajadores incluidos en ERTES, que en muchos casos lo necesitan para ir a la compra, y le hayan soltado 15.000.000 (quince millonazos de eurazos), a su amigo y rastrero pregonero de camisa negra y alma conjuntada, que le hayan hecho favores a amigotes, poco a poco nos vamos enterando de que se han hecho compras en las que las comisiones han multiplicado varias veces el precio del material adquirido, de valor cero, porque encima les han estafado suministrándoles material inservible, y lo que nos falta por saber y de lo que poco a poco nos iremos enterando. ¿Como es posible que con todo eso, 40.000 muertos y el país camino de la ruina, las calles no estén en llamas? ¿Se imaginan Vds. lo que estaríamos viviendo si, con la mitad de lo que ha pasado, gobernara el PP?

 


De donde tiene que salir el dinero para tan espléndido reparto si lo sabemos, lo que no sabemos es cuándo y cuánto. En vista de que las arcas están vacías, consecuencia del
aborrecimiento a la austeridad de los sucesivos gobiernos, no solo de este, hay que reconocerlo, que llevamos camino de convertir la deuda pública en el equivalente a dos años de PIB, de los anteriores, que de los próximos igual son tres o cuatro, seguiremos aumentando deuda y se la dejaremos a nuestros descendientes, si es que encontramos quien nos preste.

 


El resto saldrá de los impuestos, pero ¿quién va a pagar?, ¿el agricultor que no va a poder recoger sus cosechas?, ¿el fabricante de tractores y bienes de equipo que no podrá vender a los agricultores porque ni los necesitarán ni podrán pagárselos?, ¿los hoteles, restaurantes y bares que tendrán sus habitaciones, sus mesas y sus barras vacías? Así podríamos seguir hasta completar más de la mitad de la base de datos de contribuyentes del Ministerio de Hacienda, y la situación tiene visos de que perdurará largo tiempo. Mal lo tenemos.

 


Este gobierno ya nos ha demostrado que no se va a apear del burro voluntariamente, aunque se hunda el mundo. Verán Vds., uno puede apearse del caballo si va montado en él, pero eso no es posible si el caballo eres tú. Vamos en un carro con caballo desbocado y solo nos salvaremos si el caballo revienta o alguien le tumba. Mal panorama, si el caballo revienta, podemos reventar con él y quien debería pararle da tales muestras de debilidad que conducen al pesimismo. Han puesto a la justicia como un estropajo y la reacción ha sido: “Niño malo, pupa, eso no se hace, pórtate bien”, manda güevos, cobardes. Que mal lo tenemos cuando quien tiene que dar la solución forma parte del problema.

 


Por supuesto que no comparto la opinión de Pablo Iglesias y camarilla, sobre todo cuando las sentencias no les gustan. Comprendo también que no lo tengan fácil cuando la cúpula está formada por incondicionales al gobierno, cuyo criterio de selección, para ocupar cuantos mas cargos mejor, no es otro que la búsqueda de amanuenses a su servicio, dispuestos a retorcer las leyes y hasta saltárselas si fuera necesario. Por supuesto que no creo que la mayoría de los jueces sean de derechas y presuntos prevaricadores, todo lo contrario, estoy convencido de que los malos jueces son las excepciones, pero visto lo que está sucediendo, lo siento mucho, pero pienso que, entre jueces y fiscales, abundan los cobardes.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: