Todo no es culpa del gobierno
Cyl dots mini

Todo no es culpa del gobierno

No todo es culpa del gobierno, al menos no solo de este, puede que de todos desde que se aprobó la primera Ley de Educación de la democracia y las sucesivas, que, por norma general, lo que hacían era hacer mejor a la anterior.

 

Para que hablar de la evolución de las distintas leyes, llámense LOECE, LODE, LOGSE, LOMCE, etc., ¿cómo se llamará la siguiente? Vista la evolución legislativa en la materia puede que el nombre más adecuado sea LEPA (Ley de Educación peor que la anterior), o como quieran llamarla, qué más da, si el resultado será el de siempre, pérdida de valores, desprecio y menoscabo de autoridad de los docentes, consentimiento de actitudes de padres que, en muchos casos, demuestran ser producto de las leyes anteriores, en definitiva, pérdida de calidad de la enseñanza. ¿Cuál es la intención?, pues está muy clara, tener un país aborregado, y ¿a quién puede interesar que así sea?, habrá más, pero sobre todo a la casta política. Un país educado y culto mandaría a más de uno a hacer puñetas en las urnas. Anda que si así fuera íbamos a tener el gobierno que tenemos.

 

Antaño marras, existía la asignatura llamada “Urbanidad”, creo que ahora la llaman “Educación para la ciudadanía”, o algo así, que además de estar plagada de doctrina política, si, ya sé que antes también se hacía, pero para eso estaba la FEN, estaban separadas, lo que permitía distinguir las intenciones, no como ahora, todo junto, revuelto y convertido en campo de actuación de indeseables incondicionales, al servicio del partido y a la teta del estado con la complicidad del gobierno, que tienen de buenos informantes y docentes los mismos atributos que un proxeneta enseñando castidad, haciendo más daño a los educandos que un pedrisco en campo de cultivo en víspera de cosecha. Algo que se puede definir con una sola palabra, urbanidad, que además suena hasta poética y musical, definirla con cuatro demuestra, sin ningún género de dudas, lo expresado en el primer párrafo.

 

El lunes, a última hora de la tarde, decidí salir a dame un paseo, más que nada para observar directamente lo que ya habían contado los medios sobre la autorización, el lunes anterior, de la salda de niños, que fuera por la ansiedad acumulada, debido a la duración del confinamiento, o por falta sentido común, se produjeron bastantes abusos. Pensé que exageraban y que no serían tantas las excepciones, pero no, pude comprobar, de motu propio, que solo he visto Ávila con tanta animación durante las fiestas de Santa Teresa y las jornadas medievales, que barbaridad. Mucha gente, muy mal educada, anda escasa de prudencia y buen comportamiento. Cierto que ´hay muchos conscientes, respetuosos y de comportamiento correcto, pero abundan, mas de la cuenta, los descerebrados, a quienes nadie ha inculcado que su libertad termina cuando restringe la de los demás y, además los pone en peligro.

 

Pude comprobar que había muchos individuos sin mascarilla, no entiendo por qué no son obligatorias, que no respeta distancias, hacen corrillos en las aceras, dificultando el paso a los demás y haciendo imposible mantener distancias sin invadir la calzada, reconozco que ha sido buena idea reservar carriles para uso peatonal, incluso vi a tres jóvenes bebiendo a morro y pasándose de uno a otro una botella de Coca-Cola de dos litros, que supongo contendría calimocho o similar.

 

Eché en falta vigilancia, normal, las policías no pueden dar abasto, con lo fácil que resultaría utilizar el voluntariado, como hacen Cáritas, Cruz Roja, otros organismos y hasta asociaciones de vecinos, para el reparto de alimentos, cubrir otras necesidades y acompañamiento a ancianos y necesitados, para paliar el estado de necesidad en que, entre gobierno y virus, han puesto a España. Se trataría de pedir voluntarios, la respuesta sería ejemplar, seguro. Mediante un sencillo proceso de selección y un cursillo de una mañana, se les prepararía para ejercer de vigilantes, bastaría con que se limitaran a afear la conducta de los inciviles y, en caso necesario, llamar a un guardia, como se ha hecho toda la vida.

 

Hay actuaciones, fáciles y baratas, que producirían excelentes resultados y quizá evitarían que la desescalada se convierta en descalabro. No entiendo por qué no se ponen en marcha.

 

Preocupante, pero que muy preocupante es el movimiento iniciado, en la madrileña calle Núñez de Balboa, por los llamado cayetanos por socialistos, comulistos y sus Guarreras y secuaces, que se está extendiendo y se extenderá más. Estamos en desescalada con el virus y en escalada del descontento y el enfado. Demasiada gente ha pasado de cobrar buenos sueldos, por obra y gracia del virus y “SAN ERTE DEL GOBIERNO”, a adquirir el derecho a cobrar menos de mil euros mensuales, y digo derecho porque muchos aún no han visto un euro y sabido es que se estira la pata a la medida de la manta, así que quien mejor sueldo tenía peor lo pasa ahora. Es de suponer que entre los “ertados” habrá muchos votantes socialistas y comunistas que seguro están siendo tratados con mas mimo, venga hombre, ¿cómo se te ocurre pensar eso?, sería juego sucio. Pues claro que lo pienso, ¿juego sucio dices?, sucio y guarro, como si no estuviéramos inmensos en un ambiente hediondo donde abundan los tahúres en pocilga. ¿Que no se da preferencia en la tramitación de ertes a los amigos?, puede que no, basta con dar preferencia a los que tenían sueldos mas bajos, hay que cuidar a los pobres, la escasez de recursos da para más y además la cuantía del sueldo es inversamente proporcional a la intención de voto a la izquierda. Propaganda y eficiencia, blanco y en vaso largo “COCO LOCO”.

 

Que Vds. se desescalen bien, a mí, que soy abulense, me queda la esperanza de pasar dentro de ocho días a la fase 0,1, eso si a alguien no se le ocurre trabajar con seis decimales, que todo se andará.

Comentarios

Yo 18/05/2020 10:40 #1
El voluntariado tiene una función social regulada legalmente. Si hace falta más policia, se tendrá que disponer de mas personal. Por favor, no equivoquemos el concepto de voluntariado, y fomentemos la creación de empleo digno.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: