11.000 empleados públicos en Zamora verán congelado su sueldo mientras suben los de alta dirección

Montoro ha utilizado una tablet para enviar los nuevos Presupuestos al presidente de la Cámara Baja

Los sindicatos claman contra la nueva congelación de las remuneraciones adoptada por la Junta de Castilla y León, siguiendo la política del Gobierno central, y critican que Montoro haya aumentado un 3,2% la partida para remunerar a los altos cargos.

Los cerca de 6.600 empleados de la Junta de Castilla y León en Zamora verán congelado un año más su sueldo, medida que extensiva al resto de personal de todas las administraciones hasta los 11.000 trabajadores de las distintas administraciones en la provincia. Una política que se ha criticado muchas veces porque genera incertidumbre entre una parte de los asalariados muy importante y limita la capacidad de consumo, lo que frena el despegue económico que están esperando sectores como el comercio y la hostelería.

 

Así lo ha decidido la Junta de Castilla y León a través del Decreto de retribuciones para los empleados de la administración regional al proponer una nueva congelación salarial, según se ha puesto de manifiesto en la reunión de la Mesa de Empleados Públicos celebrada este miércoles. La medida ha sido muy criticada por los dos grandes sindicatos y deja 'congelados' a los 11.000 trabajadores del sector público en Zamora un año más.

 

Los 10.906 que, según los últimos datos, están empleados en las distintas administraciones en la provincia suponen casi un 20% de los trabajadores en activo, por lo que cualquier decisión en torno a su capacidad adquisitiva tiene un reflejo directo en la economía provincial.

 

El primer paso se dio en octubre, cuando Montoro anunció la congelación salarial para los trabajadores de la administración central, unos 1.700 en Zamora. Y detrás han ido 'obligados' los de las comunidades (6.600 en Zamora), ayuntamientos (2.300) y universidades (180), instituciones que tienen que cumplir también con la contención en el gasto. Y no se han hecho esperar las críticas.

 

UGT ha criticado que el Decreto no tenga "recorrido alguno" ni margen de negociación, cuando ya se han publicado los Presupuestos de la Junta de Castilla y León para el año 2015 con un contenido que presenta "escasas variaciones" con respecto a los anteriores y los cambios producidos durante su tramitación parlamentaria han sido pocos.

 

Asimismo, ha censurado que la convocatoria de la reunión de la Mesa de Empleados Públicos se haya producido con una hora de antelación con respecto al Consejo de Función Pública, lo que "no da mucho margen de negociación y presume la nula voluntad negociadora de la Junta de Castilla y León en el aspecto de las retribuciones". UGT ha calificado de "indecencia" que se permitan hablar de mejora económica, "que solo van a percibir unos pocos". "La realidad es que los empleados públicos ni sentimos ni la vemos", ha añadido.

 

 

SUBIDA DE SUELTO PARA LOS ALTOS CARGOS

 

Pero lo que ha despertado mayores críticas entre los sindicatos es el diferente tratamiento que, dicen, brinda la administración estatal a los trabajadores públicos. Según aseguran, por un lado se congela el sueldo de los funcionarios y personal laboral y, por otro, se suben los salarios de los altos cargos. El proyecto de Presupuestos del Estado para 2015 que presentó hace unos meses el ministro Montoro incluía una partida de 612,82 millones de euros para Alta Dirección, cifra que supone un incremento de casi 20 millones de euros, el citado 3,2%, con respecto a las cuentas de 2014.

 

Esta partida incluye los salarios de los altos cargos, generalmente cargos políticos y asesores, de los Ministerios y otros organismos de la Administración Central, además de los altos directivos de las empresas públicas del Estado.