Abril, 26 de mayo, en Otoño... las opciones que maneja el Gobierno para las elecciones generales

Pedro Sánchez

Las elecciones generales serán seguro este 2019 y el presidente Sánchez dará la fecha este viernes: está descartado el 'superdomingo' electoral y cobra fuerza el 28 de abril. Estos son los motivos.

Ya está claro. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciará este viernes la fecha de convocatoria de las elecciones generales. Sánchez ya ha decidido qué va a hacer una vez que el Congreso ha tumbado su proyecto de Presupuestos Generales del Estado,  pero no lo dirá hasta después del Consejo de Ministros. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha ido más lejos y ha afirmado que será "seguro" a lo largo de 2019. Pero el Ejecutivo maneja varias opciones, han salido varias fechas y las alternativas tienen sus pros y sus contras en medio de un panorama 'revuelto', con el juicio del 'procés' en marcha, juicios de corrupción al PP, las municipales...

 

14 de abril. Fue la primera fecha que salió a la luz hace unos días, cuando ya se daba por descontado el rechazo a los presupuestos del Estado. Es cierto que cae en Domingo de Ramos con media España en las procesiones. La ventaja de convocar ya, según fuentes del Gobierno y del PSOE, tiene que ver con aprovechar la foto de las tres derechas (PP, Ciudadanos y Vox) en la manifestación del domingo pasado en Colón, que incomoda al partido 'naranja' y que los socialistas perciben como un error de Ciudadanos que les pasará factura porque les aleja del centro, donde el PSOE les podría restar votos. En contra, que el voto de castigo se lo podría llevar Pedro Sánchez porque se hace desde una posición de perdedor tras haber sido incapaz de tramitar los Presupuestos.

 

28 de abril. Es la segunda fecha que ha salido en los mentideros, y parece la más probable a día de hoy. Es la opción que se baraja en el entorno más próximo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero suscita dudas y división tanto en el seno del propio Ejecutivo como en el PSOE. A favor tiene que es una fecha menos inmediata que la del 14 de abril, con lo que se rebaja el efecto negativo del fracaso de los PGE de 2019. En contra, que está muy próxima a la fecha de las municipales y autonómicas.

 

26 de mayo. El superdomingo electoral es la opción que hoy por hoy está descartada en el Gobierno -y en el PSOE desde hace tiempo-. Hacer coincidir las generales con las municipales, autonómicas y europeas el 26 de mayo, en un 'súperdomingo electoral'. No tiene grandes ventajas, y de hecho sí un factor muy en contra: la coincidencia haría 'desaparecer' el debate sobre la gestión municipal y todo se centraría en el debate nacional y la omnipresente Cataluña, algo difícil de vender en municipios.

 

Esperar a Otoño. Es la opción de quienes prefieren esperar y alegan que, ahora, el voto de castigo se lo llevaría Sánchez. Además, rechazan ir a las elecciones con el juicio del 'procés' en marcha: va a durar al menos tres meses y acaba de empezar.