Accidentes en nacionales y atropellos elevan por segundo año la cifra de muertos en carretera

Imagen del accidente de Trabazos.

Las carreteras de la provincia se cobraron en 2014 un total de 17 muertos en carretera y ciudad, por encima de los datos de 2003 y 2012. Todas las víctimas mortales fallecieron en accidentes en carreteras secundarias o en atropellos en vías urbanas. 

LOS SINIESTROS MORTALES

 

22 de enero. Fallece un conductor que fue arrollado con su coche en un paso a nivel en Toro.

21 de febrero. Dos personas mueren en el vuelco de un camión en Fuentes de Ropel.

3 de marzo. Un muerto tras chocar con su coche contra una casa en Coreses.

7 de marzo. Un muerto en una colisión en Montamarta entre un camión y un turismo.

29 de marzo. Tres muertos en un siniestro en Trabazos.

1 de junio. Fallece una mujer en una salida de vía en Toro.

11 de julio. Un muerto al chocar su turismo contra un camión en Castroverde de Campos.

13 de julio. Fallece un motorista en Vega de Tera al chocar con un ciervo.

15 de julio. Fallece un vecino de Zamora en un atropello en la capital.

5 de agosto. Un hombre muerto en un choque frontal en Fornillos de Fermoselle.

27 de agosto. Muerto un hombre en un choque entre dos furgonetas en Sejas de Aliste.

2 de octubre. Fallece un hombre de 87 años de edad al ser atropellado en la avenida Cardenal Cisneros de la capital.

29 de octubre. Segundo muerte en un mes por atropello en Cardenal Cisneros: esta vez, un hombre de 60 años.

30 de noviembre. Fallece un varón de 50 años atropellado en una calle de Montamarta.

20 de diciembre. Fallece un hombre en una colisión entre un camión y un turismo en la N-525, a la altura de Cobreros.

El balance de víctimas de tráfico ha sido en 2014 negativo para la provincia. El motivo, los 17 muertos en accidentes relacionados con el tráfico, una cifra que nada tiene que ver con los peores años de la siniestralidad vial, pero que es más elevada por segundo año consecutivo. Aunque lo más preocupante es que todas las víctimas se han producido en las carreteras secundarias y en atropellos a personas mayores, dos circunstancias delicadas en una provincia con muchas carreteras nacionales y con un alto porcentaje de población de edad.

 

El recién terminado año 2014 ha arrojado un total de 17 muertos en carretera. De ellos, 13 se han producido en accidentes de tráfico entre vehículos y las cuatro víctimas mortales restantes han sido peatones atropellados. El balance está por encima de las trece víctimas mortales de 2013 y de las nueve con que terminó 2012, los años de mayor mejoría en las cifras de la siniestralidad en carretera. Y es la peor cifra desde 2011, cuando murieron 18 personas en las carreteras provinciales según los datos de la DGT.

 

 

LAS NACIONALES, MUY PELIGROSAS

 

Lo más preocupante es que la totalidad de las víctimas se han producido bien en accidentes en carreteras de la red secundario o en atropellos en el casco urbano. Estas son dos de las situaciones que más preocupan a Tráfico porque el 70% de los siniestros mortales se producen en las denominadas carreteras convencionales, nacionales y secundarias, donde la seguridad es menor; el hecho de que se circule en las dos direcciones por la misma calzada y que carezcan de equipamiento para evitar las salidas de vía explica gran parte de las muertes, que se producen en choques entre vehículos en adelantamiento o en vuelcos.

 

En este aspecto, carreteras como la N-525, la N-630 o la N-122, que tienen un amplio recorrido por la provincia, concentran buena parte de estos accidentes mortales, caso del último del año en Cobreros, el trágico de marzo en Trabazos o el de Fuentes de Ropel. Estas carreteras concentran algunos de los tramos más peligrosos de toda la red viaria y, aunque concentran poco tráfico, son fundamentales para unir los muchos núcleos de la provincia.

 

 

ATROPELLOS A MAYORES

 

También preocupa el aumento de los atropellos, un fenómeno creciente en los últimos años tanto en las zonas interurbanas, algo propio de los entornos rurales, como en las zona urbana. Este último año se han producido tres atropellos mortales en la capital y otro en Montamarta. Especialmente grave es el caso de Cardenal Cisneros, donde murieron dos personas de avanzada edad en sendos siniestros en el mes de octubre. El Ayuntamiento de Zamora ha intentado poner freno a estas situaciones con cursos de concienciación entre mayores, pero la realidad es que son un colectivo muy vulnerable y que la avenida, en realidad una travesía de la carretera nacional, es un punto negro por la alta velocidad a la que se circula.

 

El resultado de estas circunstancias son los 17 muertos de 2014, producto del trágico comienzo de año con ocho muertos hasta marzo, una cifra que no se veía desde hace años; y un no menos trágico verano, que terminó con seis muertos más entre el 1 de julio y el 31 de agosto, el doble que en 2013.

Noticias relacionadas