Adif lanza una emisión de bonos para pagar la llegada del AVE a Sanabria y otras obras

Una lína AVE

Adif coloca 600 millones de euros de sus 'bonos verdes' con los que sufraga inversiones ambientalmente sostenibles, como la alta velocidad Madrid-Zamora-Galicia.

Adif Alta Velocidad ha cerrado con éxito la colocación de una nueva emisión de 'bonos verdes' por importe de 600 millones de euros y con vencimiento a ocho años, según ha informado la empresa pública que promueve y gestiona la red AVE. Con esta financiación afrontará la ejecución de las obras de alta velocidad en los tramos que pretende abrir al servicio este mismo año, entre los que se cuenta el Zamora-Pedralba que debe llevar el AVE a la comarca de Sanabria.

 

Se trata de la segunda colocación de este tipo que realiza la compañía, tras la cerrada en junio de 2017 también por 600 millones de euros, con la que se convirtió en la primera empresa pública en operar en este mercado. La nueva emisión devengará un cupón anual del 1,25% y ha registrado la mayor sobreoferta de todas las lanzadas por Adif, dado que ha recibido peticiones de títulos que multiplican por 2,68 veces a los emitidos.

 

Algo más de la mitad de la emisión (el 53%) del total ha sido suscrita por inversores extranjeros, entre los que figuran los franceses y alemanes, que tomaron un 14% de los títulos cada uno, y los nórdicos, con un 6%. La compañía que preside Juan Bravo destinará los fondos levantados con la operación a financiar o refinanciar proyectos que generen beneficios ambientales o climáticos. Adif enmarca la emisión en su compromiso de convertirse en una firma "medioambientalmente sostenible".

 

De hecho, prevé seguir "contribuyendo a promover este nuevo mercado de renta fija con el lanzamiento de nuevas emisiones en los próximos años", según avanzó en un comunicado. Por el momento, con esta colocación regresa además al mercado de capitales, donde también ha lanzado emisiones convencionales. En 2014 se estrenó al colocar bonos por 1.000 millones y en 2015 cerró dos emisiones por un total de 1.600 millones.

 

La titulización de deuda constituye una de las vías de financiación alternativa de Adif para costear sus inversiones en ferrocarril, principalmente el de Alta Velocidad, además de los presupuestos públicos, los fondos europeos y lo que cobra por canon por uso de las infraestructuras.

 

En cuanto a este año, según los Presupuestos de 2018, actualmente en tramitación, Adif y Adif Alta Velocidad prevén acometer una inversión de 3.561 millones de euros para, además de "continuar trabajando para consolidar la red AVE", prestar "especial atención" al mantenimiento de la red ferroviaria convencional. En cuanto al AVE, está previsto que concluyan o se pongan en marcha una media docena de tramos, como son las conexiones con Murcia, Burgos y Granada, el trazado Vandellós-Castellón, el tramo entre Zamora y Pedralba de la Pradería y el túnel AVE entre las estaciones madrileñas de Atocha y Chamartín.

 

Asimismo, durante el ejercicio continuarán las obras en marcha en distintos corredores, como el Mediterráneo, el extremeño, el del AVE a Galicia y la 'Y' Vasca. Además, Adif ultima la licitar nuevas obras de construcción entre las que figuran las del trazado Almería-Murcia, presupuestado en 1.500 millones de euros.

 

En el caso de la primera emisión de 'bonos verdes', la de junio de 2017, los recursos se destinaron a las obras de construcción de seis líneas AVE, infraestructuras que se espera que, una vez en servicios generen ahorros anuales de costes externos por 1.200 millones y eviten la emisión de 557.00 toneladas de CO2.