Adjudicadas las esperadas mejoras en ocho parques de Zamora

El Ayuntamiento de Zamora adjudica los contratos para mejorar varios parques de la ciudad, que tendrán nuevos juegos y se arreglarán pavimentos y vallas.

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Zamora ha aprobado este martes la adjudicación de las obras de mejora y reparación de ocho parques infantiles ubicados en distintas zonas de la ciudad, un 'plan renove' anunciado ya hace unas semanas. Los trabajos han sido adjudicados a la empresa Urban Desing S.L. por un importe de 142.175 euros.

 

Los parques infantiles en los que se intervendrá son los de la Marina, plaza de San Sebastián, Eduardo Barrón, los dos ubicados en la Aldehuela junto a los merenderos, Alto de los Curas, Plaza del Sol y San Blas.

 

Las actuaciones forman parte de las inversiones municipales sostenibles y consistirán en la modernización de los juegos sustituyendo parte de los existentes por otros más modernos que no sólo incorporen elementos inclusivos sino que sean más resistentes y duraderos y precisen menos mantenimiento. En algunos casos además se instalará suelo de caucho y en el resto se reparará el existente o se sustituirá la arena. También se renovarán en algunos casos las vallas perimetrales de protección y se instalarán carteles informativos con las instrucciones de juego, medidas de seguridad y teléfonos de urgencia.

 

Los juegos que se retiren serán trasladados a las instalaciones de Parques y Jardines para proceder a su reparación y adaptación a fin de reubicarlos en otros parques, de modo que se reutilizan en lugar de desecharlos, según ha manifestado el alcalde, quien asegura que "con esta actuación se da un empujón importantísimo a la renovación de los parques infantiles de la ciudad".

 

La Junta de Gobierno ha aprobado también la adjudicación del suministro de calzado para la Policía Municipal hasta el año 2020 y el Padrón de Agua y Alcantarillado del segundo bimestre del año, que asciende a 654.308,66 euros, para un consumo de 564.755 metros cúbicos.

 

Según ha manifestado el alcalde, Francisco Guarido, estos datos confirman la tendencia a la baja en el consumo público de agua, que en los últimos tres años se sitúa en un descenso del 10 por ciento.