Adopciones y ni una muerte de animales, las nuevas normas de la perrera municipal de Zamora

Adjudicado el nuevo contrato de gestión de la perrera que incluye todos los servicios veterinarios, campañas de adopción y el compromiso de 'Sacrificio Cero'.

La Junta de Gobierno Local ha adjudicado la gestión de la perrera municipal a la sociedad protectora de animales Scooby Zamora, que es la que venía llevando a cabo esta labor hasta ahora y ha sido también la única sociedad que se ha presentado a la convocatoria efectuada por la Concejalía de Salud pública, que prácticamente ha triplicado el presupuesto destinado a este servicio, con una dotación de 52.000 euros.

 

Además del incremento de la dotación económica para atender las necesidades reales de un servicio que hasta ahora se venía prestandoa través de convenios, el  nuevo contrato incluye el compromiso de "Sacrificio Cero" para los animales, así como los servicios veterinarios necesarios para garantizar la salud de los animales.

 

El objetivo es, según ha manifestado el concejal de Salud Pública, José Carlos Calzada, alcanzar el máximo nivel de protección y bienestar de los animales de compañía, "especialmente de aquellos que se encuentran abandonados o extraviados, evitando los problemas de seguridad pública, molestias a los vecinos y principalmente los riesgos sanitarios".

 

El contrato especifica claramente los servicios que debe prestar la concesionaria, como son la recepción de los animales y su registro, con atención a las visitas de particulares para informar sobre adopciones, cesiones... que las promocionarán y gestionarán directamente, facilitando así una salida digna para los animales que han sido abandonados por sus anteriores dueños. Ofrecer los cuidaos necesarios de los animales y su alimentación, con la limpieza de su lugar de refugio y alojamiento, así como su mantenimiento.

 

Prestar los servicios veterinarios para los tratamientos y reconocimientos de los animales, incluidas las intervenciones quirúrgicas, esterilizaciones, medicación con recetas, gestión de cadáveres, y cualquier otro control sanitario necesario en cumplimiento de la legislación vigente.

 

La perrera municipal está ubicada en el antiguo recinto del Mercado de Ganados de Los Llanos y recoge anualmente entre 90 y 120 perros y alrededor de 20 gatos, según las estadísticas de los últimos años, pero también da cobijo a otros animales abandonados en la ciudad. De hecho en estos momentos además de alrededor de medio centenar de perros y algunos gatos, alberga también un pony y dos asnos que han sido abandonados por sus propietarios, según manifestó José Carlos Calzada.

 

La función de la Perrera Municipal se mejora considerablemente con el nuevo contrato de gestión, si bien lo deseable sería que esa labor no llegara a ser necesaria, según el concejal de Salud Pública, quien hace un llamamiento a la responsabilidad de las familias que tienen animales de compañía, al tiempo que recomienda adoptar en vez de comprar mascotas, para que nunca vuelvan a quedar abandonadas