Agonizando por inanición: así encuentra Seprona a varias ovejas en la finca de un ganadero

Ovejas (Foto: E. P.)

La Guardia Civil investiga a un ganadero por un delito de maltrato animal, después de localizar una explotación ganadera en la Comarca de los Monegros en la que había ovejas agonizantes por inanición.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil investiga a un ganadero por un delito de maltrato animal, después de localizar una explotación ganadera en la Comarca de los Monegros en la que había ovejas agonizantes por inanición.

 

El pasado día 19 de diciembre, en el marco de la Operación 'Maximus', encaminada a la detección y control de actividades y conductas ilícitas relacionadas con el bienestar animal en el ámbito ganadero, la patrulla del SEPRONA de Huesca y de la Sección del SEPRONA de la Guardia Civil de Huesca procedieron a la investigación de una persona en la Comarca de los Monegros como supuesta autora de un delito de maltrato animal, por omisión.

 

El SEPRONA de la Guardia Civil, entre otros cometidos propios de su especialidad, realiza controles sobre explotaciones ganaderas, encaminadas a corroborar que se cumple con la legislación vigente en cuanto a bienestar animal se refiere.

 

Como consecuencia de las inspecciones de granjas y explotaciones ganaderas que habitualmente realizan, a comienzos del mes de diciembre se personaron en una granja de ovino y caprino situada en la Comarca de los Monegros y durante la inspección de la misma hallaron varios ejemplares de ovejas y corderos en estado de inanición y algunos de ellos agonizantes, encontrándose encerrados sin comida ni agua y a la intemperie a pesar de las bajas temperaturas que se dan ya durante la noche.

 

Entre los animales vivos se localizaron 12 ejemplares muertos, encontrándose en un contenedor en el exterior de la explotación más de una treintena de ejemplares en estado de descomposición y síntomas de haber fallecido por falta de atención. A raíz de esta inspección, el dueño de la explotación ganadera procedió a facilitar alimento y a acondicionar los lugares donde se encontraban los animales.

 

Por estos hechos, el SEPRONA de la Guardia Civil procedió a la investigación del propietario de la explotación, un hombre de 65 años, como supuesto autor de un delito de maltrato animal, por omisión por falta de atención, cuidado, desnutrición y absoluta falta de salud e higiene de los animales que tiene en la explotación.

 

Se dio aviso al Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón en Huesca para coordinar la retirada de los cadáveres. Las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Huesca, quedando el investigado pendiente de citación ante la autoridad judicial cuando sea requerido para ello.