Aless Lequio, bromea de sus no cejas y de tener que comer plaquetas...

EUROPA PRESS/ JOSEFINA BLANCO

El joven era diagnosticado aquí en Madrid de un cáncer y de la mano de su madre Ana Obregón se iban para que el empresario se sometiera a un delicado y costoso tratamiento como han contado ellos mismos.

El joven, que se ha convertido en todo un símbolo de superación y de entereza, nos demuestra como se puede vivir con una enfermedad que este año le ha traído de cabeza. Como ya os hemos contado, Aless ponía rumbo en marzo de lo forma más discreta posible a Estados Unidos.

 

El joven era diagnosticado aquí en Madrid de un cáncer y de la mano de su madre Ana Obregón se iban para que el empresario se sometiera a un delicado y costoso tratamiento como han contado ellos mismos.

 

Con una gran fortaleza Aless Lequio no quería dejar aparcado sus compromisos profesionales y hasta el último momento siempre ha pensado estar al frente de su empresa Polar Marketing en compañía de sus socios, como el día que pensaba en que iba a estar en la presentación del restaurante Miss Sushi.

 

Fue su padre el conde Lequio el que tomaba el testigo en esa presentación porque los médicos no dejaban que el hijo de Ana Obregón viajara desde Estados Unidos a España aunque fuera por compromisos profesionales. Meses después Aless regresaba a su casa para continuar aquí el tratamiento.

 

Aless está totalmente embarcado en su apuesta profesional, de la divertida imágenes de tres peces, y hace unos días celebraban su comida de navidad y subía un bonito mensaje: "Gracias a todos los que hacéis de este proyecto un sueño por el que luchamos unidos y felices. Agradecido con el cosmos por todas las personas que os estáis sumando a la lucha. Todas las cenas de navidad desde que empezó este sueño que llamamos Polar hemos triplicado asistencia, año a año. Ya estamos rumbo a los 30 y esto acaba de empezar".

 

Aless Lequio siempre muestra su cara más optimista y así lo ha hecho en la cena previa a Nochebuena subiendo una fotografía a su perfil de instagram comiendo carne y carne, o lo que es lo mismo, proteína y proteína: "'Plaquetas'. Si por algún casual de vuestra existencia os veis en la necesidad de aumentar exponencialmente las plaquetas, vuestro alimento, entre otros, es la carne roja. Hay opciones más saludables pero os aseguro que no están ni la mitad de ricas. Las zanahorias en Navidad son para los hombres de nieve. Así que jálatela, devórala, engúllela... y si es con cara de artimaña hambriento -frustrada- como la mía, mejor. El hombre sin cejas retransmitiendo desde el paraíso de la comida sin límites, un año mas, un año menos", reflexionaba de lo más consciente.