Aliste y Sanabria vuelven a ser declaradas zonas de alto riesgo de incendios

Una brigada de tierra en labores de extinción de incendios.

Un puñado de municipios de Aliste y Sanabria vuelven a estar entre los declarados como zona de alto riesgo de incendio, lo que sitúa a Zamora y León de nuevo como los principales focos para la campaña de verano.

La Junta de Castilla y León ha vuelto a declarar a un grupo de municipios de Aliste y Sanabria como zona de alto riesgo de incendios forestales. El motivo, la repetición de fuegos en los últimos años que ha destacado a estas comarcas como escenario de numerosos incendios forestales en la temporada de verano. Zamora y León concentran buena parte de los siniestros que se producen cada campaña y hay localidades que aparecen reiteradamente cada año entre las que se queman.

 

Por este motivo, la zona vuelve a tener la máxima atención por parte de la Junta, que concentra en estas comarcas buena parte de los medios previstos para la campaña de este verano. En estas comarcas están las cámaras térmicas de vigilancia instaladas hace algo más de un año con gran polémica; de hecho, varias localidades donde se habían producido fuegos rechazaron dar los permisos necesarios para su instalación. El año pasado, se produjeron gran cantidad de incendios en la Alta Sanabria: Galende, Hermisende (uno de los que rechazó las cámaras) y Pedralba de la Pradería, si bien destaca Trabazos con 12 incendios intencionados.

 

Además, Puebla de Sanabria, Villardeciervos y Alcañices volverán a ser base de maquinaria; siete de las nueve autobombas y doce de las catorce cuadrillas de tierra y helitransportadas de la provincia se sitúan en Aliste y Sanabria; y Rosinos y Villardeciervos volverán a ser base de helicópteros (hay una más en Villaralbo); la de Rosinos será también base de dos hidroaviones de extinción del ministerio.

Noticias relacionadas