Amaia: "He estado un poco gilipollas, se me subió a la cabeza y mi hermano me lo dijo"

Amaia

Amaia Romero ha abierto su corazón al medio musical independiente Jenesaispop. Ahí, la ganadora de Operación Triunfo 2017 ha explicado cómo ha vivido su paso del anonimato al más fulgurante estrellato.
 

"Hubo temporadas que he estado un poco gilipollas, en plan que se me subió un poco a la cabeza", asume con franqueza. "Cuando estaba con mi familia o gente con la que tengo confianza, todo me sentaba mal, era como si yo fuese el centro del mundo". Pero ahí, justo hace un mes y medio, estaba su hermano, su mano derecha tras salir de 'OT'. "Me tuvo que decir: 'Oye, Amaia'. Me di cuenta Y dije: 'Es verdad y empecé a llorar".

 

Una fama que le ha llevado a ser portada recientemente de la revista Lecturas por su sonada ruptura con Alfred. "Ese momento fue como... pena por la sociedad. A mí al final me da igual, tampoco estaba matando a nadie, son momentos que todo el mundo tiene en su vida. Sí que es verdad que joder... no tienen respeto". 

 

Unas fotos que le dolieron mucho y que le hicieron preguntarse "hasta qué punto es legal. Me pregunto en qué momento ves a una persona llorando y te pones... Me intento imaginar el momento de que una persona está ahí con una cámara de fotos, viendo a dos personas pasándolo mal... y me parece impensable. Me parece como algo superinhumano".

 

Aún así, Amaia explica que trata de que no le afecten todas estas cosas, pero es inevitable que ese día lo pasara mal:  "Me sentí hasta humillada. Humillada tampoco... pero era demasiado íntimo. No era una foto de la calle. Es que salían cosas de la conversación, aunque algunas eran mentira: tampoco la entendió muy bien porque había cosas que nunca dijimos. Pero hay cosas que sí eran verdad. Y es como, '¿cómo sabe que hemos dicho esas cosas?'. Es algo superpersonal y me dio bastante rabia".