Ángel Boza, condenado por hurto y absuelto por robo con violencia, sale en libertad

Ángel Boza, miembro de La Manada

A pesar de que la Fiscalía pedía cuatro años para Boza y la acusación particular solicitaba dos años y medio de prisión, la sentencia ha ordenado la puesta en libertad de forma inmediata del miembro de 'la manada'. 

Ángel Boza, que permanecía en prisión por la sustracción de unas gafas en un centro comercial de Sevilla, ha sido absuelto de un delito de robo con violencia y ha sido condenado por delito leve hurto y por un delito leve de lesiones. La sentencia obliga a la puesta en libertad del miembro de 'la manada'. 

 

Ángel Boza, condenado a nueve años de cárcel junto al resto de La Manada por un delito de abuso sexual a una joven en Sanfermines en 2016, fue arrestado el pasado agosto tras robar unas gafas de sol en una gran superficie comercial de Sevilla y embestir con su coche a los guardias de seguridad que trataron de interceptarle.

 

El juicio por estos hechos se celebró el pasado lunes y en el mismo la Fiscalía solicitó para Boza cuatro años de prisión por un delito de robo con violencia e intimidación y el pago de una multa de 300 euros por un delito leve de lesiones, así como que, en concepto de responsabilidad civil, una indemnización de 232 euros a un vigilante que resultó lesionado. Por su parte, su defensa, que ejerce el abogado Agustín Martínez, solicitó rebajar la acusación a un delito de hurto e imponer una multa como condena.

 

El acusado expresó al hacer uso de su derecho a la última palabra que está "muy arrepentido" porque lo relatado le parece "una absoluta gilipollez". "Pedir perdón a mi familia, que lo estamos pasando muy mal, y a la sociedad", manifestó en su intervención.