Antolín Martín, el alcalde que puso Zamora por delante de todo

Campus Viriato en Zamora (Foto: www.tribunazamora.com)

El que fuera alcalde y presidente de la Diputación protagonizó algunos episodios clave de la historia reciente de la capital: destapó el 'caso Zamora' de corrupción y encabezó la 'invasión' del cuartel para exigir su conversión en el actual Campus Viriato.

El exalcalde de Zamora por el Partido Popular Antolín Martín ha fallecido este martes a los 69 años como consecuencia de una enfermedad. El 'popular' fue alcalde de la capital de 1987 a 1991 y después presidió la Diputación Provincial, aunque siempre se le recordará por ser quien destapó el 'Caso Zamora' de presunta financiación ilegal del Partido Popular, con el cobro de comisiones a constructores. El caso explotó en 1997 para investigar la presunta financiación ilegal del Partido Popular en Zamora y que fue archivado en 2002, durante la etapa de José María Aznar como presidente de la Junta de Castilla y León.

 

Recientemente, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha recordado este caso de corrupción en un acto de campaña que tuvo lugar en Zamora, y lo recordó para pedir un país sin líderes como Aznar y Rajoy.

 

Durante su mandato se produjo también la toma del cuartel Viriato para presionar al gobierno socialista de aquel entonces para convertir el acuartelamiento en el campus universitario que es su función hoy. Para ello no dudó en aliarse con Izquierda Unida protagonizando uno de esos capítulos tan habituales en su personalidad: tomar decisiones pensando en los intereses de Zamora antes que en los del partido.

 

Hace unos meses que se firmaron los últimos trámites para la cesión total del suelod el antiguo cuartel al Ayuntamiento, pero esta historia arrancó hace 25 años. Los cambios en el ejército habían forzado la reducción de unidades y el Regimiento Toledo, que había estado acuartelado en las instalaciones zamoranas de Cardenal Cisneros, ya no las ocupaba en 1990. Sin embargo, el ministerio se resistía a ceder los terrenos e instalaciones y quería una venta.

 

Se produjo entonces un movimiento ciudadano y de protesta como pocos se han visto en Zamora. Se inició el 30 de mayo de 1990 cuando, en el transcurso de una reunión de la plataforma formada para negociar la cesión, el entonces alcalde, Antolín Martín, decidió saltar la verja del abandonado cuartel, harto de las largas que le daba el Ministerio. Fue seguido por unos cuantos ciudadanos, concentrados para hacer una cadena humana, y propició una invasción pacífica que duró hasta el 28 de junio de aquel año, una vez Defensa aceptó negociar la cesión.