Aparece un menor en Estremera que se fugó para "experimentar qué es la calle"

Fue en la medianoche de este viernes cuando Michaell fue divisado en Estremera por un hombre que lo llevó a comer a su casa y después al Hospital de Arganda, donde contactaron con sus padres. Ya se encuentra en casa "descansando".

Michaell, el menor de 16 años que desapareció este jueves cuando se dirigía al colegio en Arganzuela, ha aparecido este sábado de madrugada en Estremera en buen estado aunque algo desorientado, y con ampollas en los pies.

 

Según ha explicado la madre del menor, Suri, en declaraciones a Europa Press, su hijo durmió la noche del jueves al viernes a la intemperie porque según les explicó cuando se reencontraron "quería experimentar qué era la calle".

 

Fue en la medianoche de este viernes cuando Michaell fue divisado en Estremera por un hombre que lo llevó a comer a su casa y después al Hospital de Arganda, donde contactaron con sus padres. Ya se encuentra en casa "descansando".

 

Cuando desapareció, Michaell vestía "chándal gris con bolsillos laterales, con unas letras laterales, desconociendo la literalidad, así como una camiseta de manga corta color verde fluorescente y una sudadera color azul oscuro, con zapatos azul oscuro con suela color blanco", según la denuncia. Asimismo, llevaba una mochila azul oscuro y una bolsa de mano "tipo mochila pequeña".