Autorizada la adecuación de las terrazas exteriores con vistas a la reapertura de la hostelería
Cyl dots mini

Autorizada la adecuación de las terrazas exteriores con vistas a la reapertura de la hostelería

La autorización tendrá vigencia mientras duren las restricciones a la hostelería motivadas por la pandemia de coronavirus.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, firmó hoy el Decreto que regula la instalación de estructuras y elementos desmontabas para proteger de la meteorología adversa las terrazas de los establecimientos hosteleros instaladas en la vía pública, con vistas estar listos para funcionar cuando la Junta de Castilla y León autorice la reapertura del sector.

 

Las terrazas exteriores acondicionadas deberán estar conformadas por estructuras desmontables y nunca de carácter fijo ni permanente, no podrán estar ancladas ni al suelo ni a la pared y los elementos de las paredes laterales deberán ser enrollables, vertical u horizontalmente, para que adapten a los requisitos exigidos frente a la pandemia, con dos laterales abiertos que faciliten la ventilación.

 

En este contexto, el Ayuntamiento recalcó que los elementos descritos solo estarán autorizados durante la vigencia de las medidas restrictivas de la actividad hostelera adoptadas por la autoridad sanitaria, de forma que tendrán que retirarse cuando termine ese período.

 

El Decreto obedece al “compromiso” adquirido por el alcalde de Zamora y los concejales de Turismo y Comercio y Hacienda, Christoph Strieder y Diego Bernardo, respectivamente, con los representantes de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería, para “facilitar lo más rápidamente posible la adaptación de las terrazas” para utilizarlas en condiciones adecuadas durante el invierno.

 

Tres tipos de terraza

El Decreto contempla tres tipos de terrazas, según sus características y estructuras, concretamente, las terrazas Tipo A, con una vigencia de la licencia de un año, son las formadas solo por mesas, sillas, sombrillas y piezas auxiliares móviles como pantallas, mamparas, vallas o jardinera, que pueden incorporar elementos protectores de viento, y que sirven como secciones delimitadoras del espacio, sin sobrepasar una altura máxima de 1,60 metros y de material transparente a partir de 1,20 metros para evitar el impacto visual.

 

La terrazas de Tipo B disponen también de un armazón con un mecanismo enrollable que despliega una lona de forma rectangular y puede incluir lonas desenrollables en tres laterales a modo de cortavientos -dos, mientras duren las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia-, que colgarán verticalmente de la lona extendida a modo de cubierta y se sujetarán a las mamparas colocadas como delimitadores.

 

Para asegurar la estabilidad de la estructura, estará permitida la utilización de contrapesos por la parte interior, formados por jardinera o similar, de peso suficiente para garantizar la estabilidad del elemento y su vigencia será también anual.

 

Por último, las terrazas Tipo C incluyen una estructura portante a modo armazón que sostiene toldos enrollables de material ignífugo, a modo de cerramiento por un máximo de tres laterales -dos, mientras duren las restricciones-, con la función de confinar el volumen del espacio ocupado por la terraza, siempre que estos elementos sean fácilmente desmontables y cumplan las condiciones de seguridad requeridas para ellos. Estas terrazas, consideradas de invierno, solamente se permitirán desde el 1 de octubre hasta el 30 de abril.

Noticias relacionadas