Autovías con baches, autovías lentas: Fomento reduce a 100 la velocidad de varios tramos en mal estado
Cyl dots mini

Autovías con baches, autovías lentas: Fomento reduce a 100 la velocidad de varios tramos en mal estado

Imagen del lamentable estado que presenta la A-62 entre Valladolid y Salamanca.

Fomento reduce la velocidad máxima en tramos de la A-62 y la A-66 como respuesta a las quejas por los baches.

Los usuarios que viajen estos días por la autovía A-62 entre Salamanca y Valladolid son los últimos en sufrir la última decisión de Fomento en los muchos kilómetros de autovías que, en Castilla y León están en condiciones lamentables. Los conductores se encuentran con los ya famosos baches que acompañan la circulación durante los 80 kilómetros antes de llegar a Tordesillas, donde la A-62 se convierte en una autovía de verdad. Pero, además, también han podido ver la evidencia de que Fomento ha tomado una sencilla medida mientras se decide a cumplir con su compromiso y reparar el vergonzoso estado del firme. Se trata de una limitación a 100 km/hora, 20 menos de lo habitual en autovía.

 

Con esta decisión, Fomento convierte una autovía con baches en una autovía que, además, es lenta. El nuevo límite de 100 km/hora está marcado con señales, algunas amarillas de tipo provisional, y se acompaña con información en los paneles de tráfico. Es la misma solución que se ha tomado, por ejemplo, en el tramo de la A-66 entre Benavente y León donde también se ha limitado a 100 la velocidad máxima. O la limitación, en este caso permanente, que rige en el tramo entre Sorihuela y Guijuelo desde que se proyectó, pero que tiene su firme muy mal y sólo ha recibido 200.000 euros de presupuestos.

 

En el caso de la A-62, esta limitación coincide con la presencia de al menos tres radares fijos de la DGT, situados dentro del tramo entre los puntos kilométricos, 146 y 235 de la A-62, colocados dos en sentido decreciente y otro en sentido creciente. Habitualmente los radares están tarados para que salten con un margen por encima de los 120 km/h de velocidad máxima.

 

A mediados de marzo, TRIBUNA denunció el lamentable estado de la A-62 Autovía de Castilla entre Salamanca y Tordesillas. El firme está completamente roto en un largo tramo entre los puntos kilométricos 156 y 235, lo que provoca un constante traqueteo y viajes muy incómodos, además de las normales consecuencias para amortiguadores y lunas: se conocen muchos casos de partes al seguro por la rotura del parabrisas frontal. Sólo los paneles anunciadores avisan de la situación, lo que ahora se ha reforzado con señales.

 

Días después de la denuncia, el ministerio de Fomento anunciaba que iba a destinar una partida de 4 millones de euros para reparar, de forma urgente, el firme en aquellos tramos más deteriorados de la autovía A-62 entre Tordesillas y Salamanca que presentan un estado lamentable. Un arreglo que no se ha hecho en los últimos años pese a disponer de partidas, y del que todavía sólo se conoce el anuncio porque nada se ha hecho. En el caso de la la A-66, el Gobierno no ha ejecutado los 12 millones de euros previstos para arreglar el asfalto en esta conexión vital para Asturias y León, y que pasa por la provincia de Zamora, y para este 2018 sólo hay una partida de una tercera parte de la cuantía.