Azucarera celebra el 75 aniversario de la fábrica de Toro, una de las más competitivas e innovadoras de Europa

Durante el acto se recordaron los inicios de esta fábrica azucarera que en la actualidad da empleo directo a más 200 personas, y 2.000 de forma indirecta, y que moltura cerca de 300.000 toneladas.

Azucarera celebró este martes el 75 aniversario de la fábrica de Toro, un acto que ha tenido como protagonistas a los trabajadores de esta planta y que ha congregado a las administraciones autonómica, local, agricultores y agentes sociales.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha sido el encargado de inaugurar la jornada, que ha contado con el patrocinio de Caja Rural Zamora y la colaboración del Ayuntamiento de Toro, y en la que ha destacado que "la Junta de Castilla y León va a seguir apostando por la remolacha porque es un sector estratégico y con futuro".

Carnero puso en valor el trabajo de los remolacheros de la zona que consiguen producciones que superan las 100 toneladas por hectárea, el rendimiento más alto de la Unión Europea, y apuntó que la remolacha "es un cultivo social marcado por la juventud, puesto que el 17% de las explotaciones de remolacha las llevan jóvenes y la media de edad de sector es de 50 años".

El consejero señaló, además, que desde la Junta de Castilla y León se seguirá luchando para conseguir que continúen las ayudas acopladas y medioambientales para la remolacha de la Comunidad que suponen cada año 22 millones de euros.

Durante el acto se han recordado los inicios de esta fábrica azucarera que en la actualidad da empleo directo a más de 200 personas, y 2.000 de forma indirecta, y que moltura cerca de 300.000 toneladas.

Aquella fábrica del Duero, como se denominó en sus inicios, molturaba en la primera campaña de 1944/45 en torno a 700 toneladas diarias, lo que supuso un total de 20.371 toneladas totales de las que se obtuvieron 2.370 toneladas de azúcar, mientras que en la actualidad moltura en torno a 6.000 toneladas.

Este acto de homenaje contó, además, con quien fuera el director de la azucarera de Toro del año 1985 a 1995, José Hidalgo, quien recordó cómo fueron esos diez años al frente de la empresa.

Bajo su dirección se mejoraron los rendimientos energéticos situando a esta fábrica a nivel europeo en el consumo de fuel, se consolidó la calidad del azúcar y se apostó por algo tan importante como es el cuidado del medioambiente reciclando las aguas residuales que, después de depuradas, se vuelven a reutilizar evitando, de esta manera, su vertido al río Duero.

Noticias relacionadas