Bélgica inicia contra Japón el lado complicado del cuadro

Lukaku y Hazard, delanteros de la selección belga

Los asiáticos, a dar la sorpresa ante unos 'Diablos Rojos' inspirados.

 

POSIBLES ALINEACIONES:

BÉLGICA: Courtois; Vertonghen, Kompany, Alderweireld; Witsel, De Bruyne, Carrasco, Meunier; Mertens, Hazard; y Lukaku.

JAPÓN: Kawashima; Sakai, Yoshida, Shoji, Nagatomo; Hasebe, Shibasaki; Haraguchi, Kagawa, Inui; y Osako.

ÁRBITRO: Malang Diedhiou (SEN).

ESTADIO: Rostov Arena.

HORA: 20.00/Telecinco.

La selección de Bélgica tratará de ampliar este lunes contra Japón (20.00 horas/Telecinco) su impecable camino en el Campeonato del Mundo, en el que lleva pleno de victorias y donde el duelo de octavos de final ante los asiáticos medirá su potencial para afrontar el que 'a priori' es el lado complicado del cuadro hacia el título.

Bélgica disputará este partido en el Rostov Arena después de haber ganado sus tres compromisos previos de la fase de grupos. El 3-0 a Panamá en el debut y el 5-2 a Túnez en la segunda jornada mostraron su capacidad goleadora, un serio aviso para el resto de equipos favoritos. Sin embargo, el triunfo en la tercera jornada sobre Inglaterra (0-1) brindó a los 'Diablos Rojos' el primer puesto del Grupo G y los abocó hacia una ruta más peligrosa para ser campeones.

Con Uruguay, Francia y Brasil en el horizonte de cuartos o incluso de semifinales, los belgas quieren seguir inspirados ante una Japón que se metió entre las 16 mejores selecciones del Mundial gracias al juego limpio. Con los mismos puntos que Senegal (4), igualados en diferencia de goles (4 - 4) y en el partido que les enfrentó (2-2), fue el menor número de tarjetas amarillas (4 frente a 6) el criterio que salvó a los nipones de quedar eliminados.

Japón jugará así los octavos por tercera vez en su historia, tras haberlos alcanzado en las citas de Corea/Japón 2002 y Sudáfrica 2010. Pero el conjunto entrenado por Akira Nishino deberá mejorar sus prestaciones de la fase de grupos si quiere poner en aprietos a los belgas, pues ha ido de más a menos; venció a Colombia en la primera jornada (1-2), luego empató ante Senegal (2-2) y por último perdió frente a Polonia (0-1), apurando sus opciones de clasificación con el 'fair play' de la FIFA.

CANDIDEZ DEFENSIVA FRENTE A PODERÍO EN ATAQUE

De poco servirá su candidez en defensa para contrarrestar el brío ofensivo de Bélgica. Con nueve tantos a favor, los 'Diablos Rojos' han sido el equipo más goleador de todo el Mundial en la fase de grupos; además ha propiciado que su delantero Romelu Lukaku luche de pleno por el pichichi junto al ariete inglés Harry Kane y al portugués Cristiano Ronaldo.

Mientras que el técnico Roberto Martínez guarda pocas dudas para la línea atacante de Bélgica, quizá en defensa sí modifique sus alineaciones previas tras la recuperación física de Thomas Vermaelen y Vincent Kompany. Hasta ahora Dedryck Boyata ha suplido estas ausencias con garantías, por eso la incógnita está en si 'Bob' Martínez propondrá un esquema con tres centrales y laterales largos, y en tal caso quién ocuparía los pilares de la zaga.

Entorpecer al propio Lukaku, a Kevin De Bruyne, a Eden Hazard y compañía será tarea hercúlea para los pupilos de Nishino. El seleccionador japonés introdujo contra Polonia seis cambios en el 'once' inicial con respecto al plantel que había jugado ante colombianos y senegaleses, pero las rotaciones aportaron poquísimo a su plan y deberá cambiar de táctica frente a los 'Diablos Rojos'.

Su ilusión es ganar por primera vez un encuentro de octavos y, para eso, contará con la experiencia de Eiji Kawashima, Makoto Hasebe, Yuto Nagatomo y Shinji Okazaki convirtiéndose en los japoneses con más partidos mundialistas: 11. Ellos, más Keizuke Honda, buscarán revancha de la derrota ante Paraguay en 2010, última vez que el equipo nipón superó la primera fase.