Blázquez asegura que "es importante hacer estudios históricos" sobre los casos de abusos

El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez. RICARDO RUBIO-EP

El presidente de la Conferencia Episcopal ha puntualizado que este problema "no es solo de la Iglesia sino de la sociedad".

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, considera "importante" realizar "estudios históricos" sobre los abusos sexuales a menores, y ha puntualizado que este problema "no es solo de la Iglesia sino de la sociedad".

 

"Ante un fenómeno de esta magnitud, es importante realizar estudios históricos, también el cambio en la forma de actuar de la sociedad y de la Iglesia, pero es necesario estudiarlo desde el punto de vista estadístico", ha indicado Blázquez en una entrevista en COPE recogida por Europa Press, este lunes 25 de febrero, recién llegado de Roma, donde ha participado en la Cumbre antipederastia.

 

El presidente de la CEE no ha especificado cómo deben hacerse estos estudios históricos ni si los circunscribe al ámbito de la Iglesia o al ámbito universal. Hasta el momento, la Iglesia española no ha facilitado datos a nivel nacional de los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes o religiosos en el pasado.

 

En todo caso, Blázquez extrae de la Cumbre antipederastia que se celebró hasta este domingo en Roma que es necesaria "una reacción penal" y "nada de encubrimientos" en la lucha contra los abusos sexuales a menores, aunque ha pedido que el "dedo acusador" no solo apunte a la Iglesia porque es "un problema universal".

 

"Se necesita una reacción de carácter penal, nada de encubrimientos, nada de un silencio cómplice, tiene que haber una denuncia clara, colaboración con las autoridades del Estado y unos protocolos de actuación", ha subrayado.

 

Tras participar en la Cumbre convocada por el Papa, el presidente de los obispos españoles ha subrayado que lo más importante es "escuchar a las víctimas sin mirar el reloj" y comunicar las denuncias de abusos a las autoridades. "El Papa habló no solo de orientaciones y directivas sino también de normas", ha subrayado.

 

"Recuerdo el testimonio de una víctima que me hacía llorar, fue conmovedor, qué abuso tan grave, a veces de años", ha indicado el obispo, al tiempo que ha insistido en que la Iglesia quiere tener "las puertas abiertas" a las víctimas aunque comprende que la experiencia de abusos haya podido "matar su fe".

 

Además, Blázquez considera que no pueden quedarse solo en los "términos históricos, sociológicos, ni siquiera solo éticos" pues "hay una hondura singular" en este fenómeno. "El mal del abuso a menores no es una simple cuestión de injusticia sino que tiene que ver con el pecado y con el misterio del mal", ha apostillado.

 

Blázquez acudirá este martes 26 de febrero a la sede de la CEE en Madrid para informar a los obispos españoles, reunidos en Comisión Permanente, sobre las conclusiones de la Cumbre del Vaticano que define como un encuentro "providencial, extraordinario, intenso y muy rico".

 

"Hemos pedido perdón a Dios por todo esto y también hemos escuchado a víctimas", ha remarcado el obispo. Si bien, aunque ha dicho que el Papa dirigió su discurso fundamentalmente a la Iglesia, ha insistido en que "no dejó de hacer apelaciones a los gobernantes" porque "si es un problema universal no hay que poner el dedo acusador en uno de los lugares". "Todos estamos concernidos", ha zanjado.

Noticias relacionadas