Buena imagen, pero pleno de derrotas de la cantera del Virgen de la Concha ante Colegio Leonés

Foto: CB Virgen de la Concha

JUNIOR AUTONÓMICO MASCULINO

 

70 ZAMORA2015 FUNDACIÓN CAJA RURAL: (18-12-19-21): Luengo (4), Tejedor (24), Ros (6), Molina (-), Colino (26) -cinco inicial- Adri (-), De Castro (4), Chris (-), Darío (2), Abel (4)

78 C. LEONÉS BASKET LEÓN:  (28-16-20-16)Carro (18), De la Puente (5), Santamaría (15), Rodríguez (5), Redondo (23) -cinco inicial- Serrano (3), Álvarez (-), Alcalde (4), Redondo (3), González (3)

ÁRBITROS:  Moro y Feijoo

 

COMENTARIO.

A punto estuvo el Fundación Caja Rural de dar la sorpresa y derrotar al líder invicto que tuvo que sufrir para llevarse el triunfo de tierras zamoranas.

Y es que salvo en el primer cuarto, en el que los leoneses se mostraron superiores, el resto del choque fue tremendamente igualado.

El Basket León salto a la cancha con una enorme intensidad tanto en defensa como en ataque y desarboló por completo a un Caja Rural que no conseguía entrar en el partido.

Poco a poco la situación se fue normalizando pero los visitantes habían alcanzado una renta superior a los diez puntos que supieron gestionar con maestría a lo largo del encuentro.

Los zamoranos realizaron un buen partido pero no fueron capaces de enjugar la renta lograda por los leoneses en ese primer acto y pese al gran trabajo realizado no consiguieron remontar la desventaja y terminaron por hincar la rodilla al término del tiempo reglamentario.

 

CADETE AUTONÓMICO MASCULINO

 

61 ZAMORA2015 FUNDACIÓN CAJA RURAL: (12-17-17-15) Reyna (6), Iván (13), Ríos (2), Alberto (2), Rollón (2) -cinco inicial- Hugo (10), Ricardo (13), Jorge (5), Bruno (3), Vara (3), Javi (2), Marcellán (-)

79 COLEGIO LEONÉS BASKET LEÓN: (24-22-21-10) García (18), Gómez (13), Iglesias (-), González (9), Fernández (6) -cinco inicial- Roberto (8), Rodríguez (2), Diez (2), Ibáñez (10), Becker (4), Calderón (5), García (2)

ÁRBITROS:  Arias y Valverde

 

COMENTARIO.

Como si de un calco se tratara, y siguiendo un guión preestablecido, el Colegio Leonés cimentó su triunfo en un primer cuarto muy intenso y de presión asfixiante con el que logró una suculenta renta imposible de remontar por los verdeamarillos.

El conjunto visitante movía el balón con clarividencia y buscaba situaciones de superioridad que acabaran en puntos fáciles.

Pero el Fundación Caja Rural no es un equipo que se rinda fácilmente y dio siempre la cara ante un rival mejor físicamente pero que veía como los locales se mantenían en el choque y seguían luchando.

En varias fases del duelo la renta leonesa llegó a bajar de los diez puntos pero finalmente, y a pesar de todos los intentos por acercarse en el marcador, los zamoranos tuvieron que claudicar a favor de un Basket León que se mantiene firme en puestos cabeceros.

 

INFANTIL AUTONÓMICO MASCULINO

 

41 ZAMORA2015 FUNDACIÓN CAJA RURAL:(11-11-15-4) Nacho (5), Chesko (2), Aaron (5), Alexander (6), Rodrigo (-) -cinco inicial- Hernán (-), Marco (-), Lozano (15), Carlos (1), Rubén (-), Alex (-), Aitor (7)

77 C. LEONÉS BASKET LEÓN: (24-31-15-7): Blanco (10), Álvarez (5), De la Fuente (12), López (4), Salvadores (10) -cinco inicial- Álvarez (12), Espiniella (12), Otero (4), Mariño (12), Rodri (2), Medina (4), Millán (-)

ÁRBITROS:  Arias y Monterrubio

 

COMENTARIO.

El Colegio Leonés no dio opciones a un Zamora2015 que pese a todo nunca bajo los brazos y cuajó una meritoria segunda mitad.

Dos claves marcaron el devenir del duelo: El inicio arrollador del cuardro rojillo que se mantuvo a un gran nivel durante los dos primeros cuartos y los fallos desde la línea de personal de los zamoranos que no supieron aprovechar este apartado para lograr un mejor resultado.

La defensa asfixiante del conjunto visitante le llevó a cometer numerosas faltas y pronto entraron en bonus. Para desgracia de los de Lozano, el acierto desde el 4,60 fue bastante pobre ya que hasta en 22 ocasiones erraron desde la línea.

Una lástima pues tras el descanso las prestaciones de los zamoranos subieron enteros y mejorando en defensa lograron parar la sangría anotadora de su rival que tan solo pudo imponerse por una diferencia de tres puntos en los dos últimos cuartos.

Pese a la derrota, buena imagen ante un rival