Campazzo revive al Real Madrid antes de la Copa

Campazzo revive al Real Madrid antes de la Copa

Campazzo revive al Real Madrid antes de la Copa El argentino fue la pieza clave de un equipo blanco que olvidó frente a Iberostar Tenerife sus tres derrotas consecutivas

 

FICHA TÉCNICA.

REAL MADRID: Campazzo (15), Doncic (11), Taylor (7), Randolph (8) y Tavares (6) --quinteto titular-- Carroll (13), Causeur (13), Maciulis (4), Reyes (12) y Yusta (-).

IBEROSTAR TENERIFE: San Miguel (6), Beirán (14), Ponitka (4), Abromaitis (21) y Tobey (17) --quinteto titular-- Allen (2), Bassas (5), Niang (-), Borg (7) y White (-).

PARCIALES: 18-21, 25-13, 25-19 y 21-23.

ÁRBITROS: Pérez Pizarro, Aliaga y Sánchez Mohedas. Sin eliminados.

PABELLÓN: WiZink Center, 8.794 espectadores.

El Real Madrid se impuso (89-76) a Iberostar Tenerife en una vigésima jornada en la que Facundo Campazzo lideró a los blancos, que dejaron atrás una racha de tres derrotas entre Euroliga y Liga Endesa en un partido marcado por las ausencias y la Copa del Rey de la próxima semana en Gran Canaria.

El base argentino fue la estrella de un duelo en el que los locales tuvieron que sobreponerse al buen comienzo visitante y en el que hubo bajas importantes en ambos equipos. En los madrileños, Pablo Laso reservó a Trey Thompkins y no pudo contar con Rudy Fernández por un esguince de tobillo y con los lesionados de larga duración Ognjen Kuzmic, Gustavo Ayón y Sergio Llull.

En Iberostar Tenerife, Fotsis Katsikaris no tuvo disponibles a Nico Richotti, Josh Akognon, Kostas Vasileiadis y un Fran Vázquez que se quedó fuera a última hora por gripe. Para asaltar el WiZink Center, el técnico griego destacó el acierto exterior como la clave. Sus pupilos se tomaron la indicación al pie de la letra y, con cinco triples de seis intentos, lograron un buen arranque.

Javi Beirán lideró el gran comienzo insular, pero la llegada del segundo cuarto y la aparición de la segunda unidad supuso un punto de inflexión. El aro se cerró para los canarios, que sufrieron un parcial de 12-0 que dio la vuelta al marcador.

Sin embargo, los visitantes no lograron ahondar en las dudas de un equipo con una renta cómoda de tres victorias sobre el Valencia Basket. La dirección de juego de Facundo Campazzo y un cambio en la defensa para limitar la producción desde el perímetro, fueron las claves de la remontada de los de Pablo Laso.

La vuelta al parqué de Tim Abromaitis y Beirán acabó con una sequía de hasta siete minutos de Iberostar Tenerife, aunque no pudo evitar que los blancos se fueran al descanso con nueve puntos de diferencia (43-34).

La diferencia en la aportación desde el banquillo -22 puntos en los madrileños y 4 en los tinerfeños- marcó la primera mitad y se prolongó durante todo el choque. Además, los de Katsikaris también echaron en falta el acierto de un Mateusz Ponitka que llegaba en un buen estado de forma y que no tuvo su día en el WiZink Center.

Ante la falta de anotación del polaco, Abromaitis (21 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias y 34 de valoración) volvió a tomar el timón y continuó su amenaza exterior para mantener a los canarios en el choque. El desempeño del estadounidense chocó con el recital de Campazzo (15 puntos y 8 asistencias), que aprovechó el partido sin brillo de Luka Doncic (11 puntos) para mostrar sus habilidades con el bote, las entradas a canasta y varios pases por la espalda.

Los insulares también sufrieron la baja de un Rodrigo San Miguel que fue duda hasta última hora por molestias musculares y que no pudo finalizar el partido, dando lugar a que el recién incorporado Tobias Borg sumara minutos.

Los de Laso siguieron con su paso firme para ampliar una ventaja que se situó cerca de los quince puntos, gracias a la ayuda ofensiva de Felipe Reyes y al dominio del rebote de Anthony Randolph, que aprovechó el descanso de Trey Thompkins para acumular 11 capturas y liderar un apartado en el que los locales superaron con contundencia a su rival por 36 a 25.

La victoria rompe una racha de tres derrotas madridistas entre todas las competiciones y hace olvidar el mal final de partido contra Olympiacos del pasado viernes, con la vista puesta en la Copa del Rey que se disputará la semana que viene en Gran Canaria si la huelga lo permite. Allí estará Iberostar Tenerife, que no pudo conquistar su segundo triunfo histórico en feudo blanco, pero que sigue metido de lleno en la lucha por los 'play-off'.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: