Cáritas adapta la atención a drogodependientes abulenses durante la cuarentena

Persona fumándose un poro. (Foto: Europa Press).

Trabajan con los pacientes de forma no presencial.

Al igual que el resto de programas que integran Cáritas Diocesana de Ávila, el programa de atención a las drogodependencias, en el que se integra el Centro de Atención a Drogodependientes y el programa de prevención indicada FRENA, ha tenido que adaptarse para seguir atendiendo a las personas con necesidad de tratamiento por dependencia a drogas y sus familias, desde el momento en que se decretó el Estado de Alarma.

 

Al ser este un centro asistencial, los profesionales de este programa están haciendo un gran esfuerzo para llevar a cabo su trabajo con los pacientes de forma no presencial, realizando los seguimientos e intervenciones vía telefónica o mediante otros medios telemáticos. La voluntariedad de quienes trabajan en este programa de Cáritas de Ávila ha hecho que, como en el resto de programas, hayan puesto a disposición del recurso medios privados propios.

 

Una situación ésta que, como se destaca desde el propio programa de drogodependencia “nos ha enseñado a buscar soluciones y actuar desde la urgencia, cuando en otros momentos solo habríamos visto problemas”.

 

DAR EL MEJOR SERVICIO

 

Con el objetivo de dar la mejor atención en un tiempo en el que toda ayuda es poca, el equipo de atención a drogodependencias de Cáritas ha tenido que reinventar su modo de trabajo, no sin esfuerzo. La comunicación y la coordinación entre los miembros de este programa es fundamental en todo momento para poder ofrecer una atención de forma integral a todos sus pacientes. Pero han tenido que cambiar sus formas sin variar su metodología.

 

Así, las reuniones de equipo y de coordinación han pasado a ser virtuales en torno a una pantalla que ha sustituido a la mesa de reuniones. Pero, como destacan miembros del equipo, “trabajar así, sin contacto presencial pero continuamente en contacto, refuerza la unión como equipo que mira en la misma dirección, que no es otra que dar el mejor servicio y atención”.

 

Dentro de esta atención, el apoyo psicológico y emocional a los pacientes del programa no puede desaparecer en tiempo de pandemia, sino por el contrario es necesario reforzarlo. Por ello, la intervención terapéutica que se está llevando a cabo desde este servicio en el momento actual es distinta a cuando se realiza de forma presencial. “Estos días nos están enseñando a todos que si algo no se puede hacer de una manera hay que buscar otra, pero no dejar de hacer”, destaca la coordinadora del centro.

 

Por otra parte, el apoyo socio-educativo también sigue realizándose. Un apoyo que tanto los usuarios como las familias agradecen que un profesional de referencia les oriente y les acompañe.

 

PROGRAMA FRENA

 

El programa de prevención indicada FRENA continúa el seguimiento y apoyo psicológico a los jóvenes –adolescentes que se habían iniciado en el consumo de algún tipo de droga- y sus familias a través del teléfono y otros métodos de comunicación telemáticos. Este acompañamiento ha tenido que ser reforzado ante las necesidades incrementadas por los problemas derivados del confinamiento.

 

Así pues, el programa de drogodependencias de Cáritas Diocesana de Ávila, tanto asistencial como en su labor preventiva, continúa con los tratamientos bio-psico-sociales y en continua y diaria coordinación con los recursos de la Comunidad.

 

La actual crisis del coronavirus centra ahora la atención del equipo de este servicio, pero no dejan de prepararse para los retos que el futuro próximo irá planteando. Las adicciones a sustancias y de otro tipo en estos momentos parecen tener menos protagonismo, pero sin duda, tras el confinamiento, habrán de valorarse las nuevas necesidades.

 

Las donaciones recibidas por parte de empresas y particulares siguen siendo muy necesarias para atravesar esta crisis y este conjunto de ellos hace que nuestras familias continúen un día más. Desde la institución agradecen su enorme esfuerzo y generosidad y recuerdan, asimismo, que dentro de la campaña “Cada gesto cuenta”, Cáritas Diocesana de Ávila ha habilitado una cuenta para donaciones, apelando a la solidaridad de todos: BANKIA - ES76 2038 7725 2268 0003 9248. También para este fin, pone a disposición de los abulenses el número de teléfono 920 35 23 40 Ext.4.

Noticias relacionadas