Caro celebra el aumento del número de estudiantes abulenses que podrán beneficiarse de una beca

E.P.

La reforma de los requisitos académicos para acceder a esta ayuda implica un incremento de la inversión del 22%, lo que da certidumbre a las familias afectadas por la crisis del Covid19

El senador y secretario general del PSOE de Ávila, Jesús Caro, ha destacado el beneficio que supondrá para los estudiantes abulenses la reforma del Sistema Estatal de Becas y Ayudas al Estudio, con la que se garantiza la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes con independencia de su situación socioeconómica.

 

Dicha modificación, según el socialista, conllevará un "incremento considerable" del número de personas beneficiarias, en concreto, el doble en estudiantes de Grado y Master y el 56% en estudiantes de enseñanzas no universitarias, a la vez que democratiza los criterios de acceso a las prestaciones, con el objetivo de que las becas sean para quien más lo necesita, según ha subrayado.

 

Jesús Caro ha cifrado en un 22% el incremento presupuestario previsto, hasta alcanzar los 1.900 millones de euros, lo que va a permitir que en el curso académico 2020/21 se atienda a la mayor parte de las familias abulenses afectadas por la crisis del Covid-19 que son solicitantes de becas y ayudas al estudio.

 

Según ha significado, la modificación del Sistema Estatal de Becas y Ayudas al Estudio tiene como objetivo "ganar en progresividad, aumentar las cuantías para las rentas más bajas, avanzar hacia un modelo de cuantías fijas y mejorar la gestión para adelantar notificaciones y cobros de estas ayudas".

 

Para ello, la reforma modifica los requisitos académicos, de tal modo que las becas exigirán el aprobado del curso anterior y se eliminarán los requisitos suplementarios que actualmente exigen determinadas calificaciones. Además, se eleva el umbral 1 hasta equipararlo prácticamente al umbral de la pobreza, para permitir a los estudiantes de las familias con menos recursos acceder a la beca completa.

 

Junto a ello, crecen las cuantías fijas en 100 euros con el objetivo de que las cuantías de las becas se acerquen progresivamente a los costes reales de los estudios postobligatorios, a la vez que se mejoran las becas y ayudas a personas con discapacidad.