Carreteras y velocidad en Europa: de los 120 de España al 'sin límites' de Alemania

La velocidad máxima en autovías es variable en los países europeos, pero una directiva comunitaria podría equipararla a 130.

España acaba de estrenar nuevos límites de velocidad en carreteras nacionales. Se ha establecido un límite genérico de 90 km/h para todas, eliminando la excepción de los 100 que había en algunos tramos con arcenes más amplios. De este modo, se acerca más a los límites de velocidad en carretera vigentes en Europa, donde lo habitual son máximos de 80-90 en convencionales. Pero, ¿qué pasa con las vías de alta capacidad, autopistas y autovías?

 

Son muchos los que abogan por un incremento de los límites en autovías y autopistas, por encima de los 120 actuales, que es la velocidad máxima que no se puede superar ni siquiera en adelantamientos. Desde diversos colectivos ha habido campañas para aumentarla a 130 o 140. Hace unos años, en 2013 salió a la luz, un borrador de reglamento de circulación que incluía el aumento a 130 de la velocidad máxima en autovías y autopistas. Hubo incluso una propuesta no de ley del PP para llevarlo a 140. Y los partidos se mostraron de acuerdo en aumentar velocidades, a condición de mejorar infraestructuras y señalización.

 

Como en los últimos años ha habido un déficit de mantenimiento, no se ha llevado a cabo el aumento del límite. También cuenta con la oposición de las asociaciones de víctimas, y la propia DGT no lo tiene claro. El 80% de los conductores, según una encuesta del RACE, ven bien el aumento.

 

Alemania es el único país de Europa en el que las autopistas carecen de límite de velocidad, al menos en parte de sus tramos. Eso sí, la recomendación es no pasar de 130 km/h aunque la velocidad sea libre. Pero esta singularidad del país germano podría llegar a su fin en los próximos meses. De fondo del asunto está el acuerdo entre los Estados de la UE para reducir las emisiones de dióxido de carbono de vehículos hasta 2030, que ha reabierto el debate sobre la rapidez de conducción.

 

A mediados del mes de enero, una comisión de expertos del Ejecutivo propuso fijar en 130 km/h el máximo de la velocidad en la que los coches pueden circular en autovías, así como aumentar los impuestos sobre la gasolina y el diésel y establecer una cuota obligatoria de coches eléctricos. El primero de los puntos ha enfrentado a los que abogan por acabar con la singularidad alemana contra aquellos que ven en ella una particularidad a proteger. 

 

Esta infografía de Statista muestra cómo en la mayoría de países de Europa existe un límite de velocidad en autopistas de entre 130 o 120 km por hora, siendo este último el caso de España. Está por ver si Alemania se unirá a este grupo de estados en los próximos meses. Mientras tanto, en nuestro país el debate sobre la velocidad en autovías sigue abierto.