Casa Museo Unamuno: Un espacio para redescubrir al escritor, al personaje y al hombre

Este espacio de la Universidad de Salamanca muestra al público cómo era la vida del que fuera rector del Estudio salmantino y sirve como importante centro de investigación sobre su figura.

Casa Museo Unamuno (Fotos: I. A.)
Ver album

Miguel de Unamuno era una persona austera, muy hogareña y muy viajera. Un hombre público muy interesante para su época pero, quizá, muy desconocido para muchos más allá de hombre atormentado y de su faceta de escritor y pensador. Sin embargo, acercarse a su vida, a su hogar, a su trayectoria y a su trabajo es posible gracias a la Casa Museo Unamuno, un espacio de la Universidad de Salamanca en memoria del que fuera rector del Estudio salmantino.

 

Este espacio se ubica en la que fuera la antigua casa rectoral, junto al Edificio Histórico, y surgió durante la celebración del VII Centenario de la Universidad por empeño del entonces rector Antonio Tovar. Sus inicios no fueron fáciles, ya que muchos sectores se posicionaron en contra, pero la insistencia del máximo dirigente universitario hizo que saliera adelante. Tanto es así que se trasladaron muebles y enseres de la familia de Unamuno hasta este nuevo museo, su biblioteca personal y su archivo, que después la familia vendería al Estado.

 

"Durante muchos años vivió aquí y trabajó como personal contratada por la Universidad su hija Felisa", recuerda la directora del museo, Ana Chaguaceda, que ha destacado el "apoyo que la familia siempre le ha dado a la Casa Museo".

 

Este centro alberga dos vertientes, una parte de hogar con sus objetos personales y otra como centro referente y muy importante para la investigación sobre su vida y su obra. En su vertiente hogareña, la Casa Museo pretende, en palabras de su directora, "dar a conocer la figura de Unamuno como hombre público muy interesante, muy hogareño y muy viajero". Se trata de dar una visión más humana pero también mostrar su faceta como hombre público en su época. "Unamuno fue una persona normal, pero el peso de hombre público fue mucho mayor; fue el primer intelectual moderno".

 

Para ello, la casa cuenta con una parte más institucional, su salón de recepciones, que Unamuno tabicó en parte para poder trabajar, y una zona musealizada del hogar en el que se ha respetado por completo y con piezas originales el dormitorio, el despacho y el comedor. Además, el museo ofrece información complementaria para dar una visión más global de personaje como un cronograma para "contar lo que le ocurre a Unamuno en su contexto histórico", un rincón de cine con carteles de películas y documentos de obras llevadas al cine y una exposición de fotografía y cuadros que se renuevan periódicamente. La visita se completa con visitas guiadas, la proyección de un audiovisual y una audioguía en inglés, francés y portugués. 

 

"El visitante respira aire auténtico de una persona austera y conoce sus objetos personales, parte de su obra e, incluso, puede ver las famosas pajaritas. Es un espacio pequeño pero bien logrado", explica Chaguaceda, que añade que este hoy museo fue hogar de Unamuno durante catorce años, de 1900 a 1914. "Después se trasladó a la casa de la calle Bordadores, que era de alquiler"

 

Por su parte, en su vertiente como centro de investigación, la Casa Museo Unamuno es referente para los estudiosos de la figura del que fuera rector universitario. "Somos parte del servicio de archivos y bibliotecas de la USAL y tenemos toda la documentación fundamental para los investigadores", asegura Chaguaceda. Así, la consulta está abierta a investigadores tanto de forma presencial como online, a los que "le abrimos expediente de investigador y le damos facilidades para su trabajo".

 

Y es que el museo alberga en su archivo importante documentación como "el documento que utiliza para improvisar el famoso discurso del Paraninfo del 12 de octubre o una serie de notas sueltas que denomina 'El resentimiento trágico de la vida' y que contextualizan la situación de su época". Sin embargo, una de las partes fundamentales de su fondo son, sin duda, sus cartas, las que él recibía. "La parte del epistolario está casi sin trabajar y tenemos 25.000 cartas procedentes de todo el mundo, son de gente anónima que le escribe para contarle sus preocupaciones o sucesos de la época como las huelgas", explica la directora.

 

Futuro de la Casa Museo Unamuno

 

Todo un espacio para discubrir al personaje pero también al hombre que es visitado cada año por gente que conoce su figura y que quieren profundizar en su vida. Un centro cuyo futuro inmediato pasa por la creación de "un nuevo sistema de gestión de archivos para ayudar a los investigadores y digitalizar el archivo y su biblioteca".

 

Pero, sobre todo, "por abrir la casa a la sociedad, que no sea sólo un centro universitario, sino que forme parte de la vida cultural de Salamanca para seguir fomentando proyectos y exposiciones para llegar al gran público".

 

Para ello, la Casa Museo forma parte de una asociación con sesenta casas museo y fundaciones de escritores como Galdós, Azorín, Valle Inclán, Larra o Jovellanos con una "actividad cooperativa para el intercambio de exposiciones o para la ayuda con los investigadores".

 

El Unamuno de Amenábar

 

Hoy Miguel de Unamuno es, sin duda, una figura mucho más presente en el imaginario colectivo. Más cercana y conocida por muchos tras el rodaje y estreno de la película 'Mientras dure la guerra' de Alejandro Amenábar, centrada en la figura del entonces rector de la Universidad de Salamanca. Una película que para la directora de la Casa Museo tiene un valor fundamental, "haber contado de forma sencilla la vida de Unamuno y haber acercado el personaje a la sociedad, ya no se ve tanto como un personaje atormentado".

 

Aunque el museo no fue escenario de rodaje, sí que es una parte fundamental de la película, ya que su director ha visitado este centro desde 2016 para investigar, documentarse y preparar el guión de la película y al personaje que interpreta Karra Elejalde, conocer mejor al Unamuno real para transimitir su visión al mundo. "Amenábar ofrece una visión muy personal pero muy documentada", apunta Ana Chaguaceda, que reconoce que "sí me siento identificada con ese Unamuno mayor, viudo, que ha perdido a una hija y que tiene a dos hijos a un yerno fuera, sí me lo creo y la película deja muy bien reflejada su relación con otros personajes de la época".  

Comentarios

no hay color 15/12/2019 20:09 #3
los franceses si están haciendo honor por Unamuno con sus movilizaciones,,sangre sudor y lágrimas para cambiar las cosas..¿aqui,? pa e circense
PSSSS 15/12/2019 14:03 #2
¡¡MAS IMITAR A UNAMUNO EN LA VIDA REAL ,Y MENOS VISITAS MATERIALES ¡¡
Paul Thiébault 15/12/2019 11:05 #1
Un sitio imprescindible para saber lo importante que fue Salamanca antes de Franko "El Asesinísimo" que dejó la ciudad sin alma por el atroz desmoche de los profesores universitários más valientes. Además su directora Ana Chaguaceda es un ser humano de alta calidad además con la santísima, por escasa, virtud de la simpatía natural. Recomendadísimo para estas vacaciones!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: