Caso Ramos Gordón: el infierno de un curso entero de abusos a dos hermanos en La Bañeza

Jordi Évole, entrevistando a la víctima que denunció a Ramos Gordón por abusos ante el Papa.

El periodista Jordi Évole consigue para 'Salvados' el testimonio de quien denunció al Papa Francisco los abusos en un colegio del que fuera 25 años párroco de Tábara. "Hacía su ronda con una linterna antes de salir a cazar", revela la víctima.

'Salvados' ha emitido este domingo el programa especial elaborado por Jordi Évole sobre el caso de Ramos Gordón, el que fuera párroco de Tábara durante 25 años, acusado, condenado y apartado por los abusos sexuales a los que sometió a al menos dos hermanos durante un curso entero cuando era profesor en el seminario de La Bañeza a finales de los años '80 del pasado siglo. El programa ha contado con un testimonio revelador y de máximo nivel, el de uno de los jóvenes que fue víctima del cura.

 

Durante el programa la víctima ha relatado cómo y cuándo se produjeron los abusos que sufrieron él y su hermano gemelo en el octavo curso de la EGB en el seminario de La Bañeza. "Hacía su ronda con una linterna antes de salir a cazar", revela la víctima durante el programa, al tiempo que describe los tocamientos y abusos a los que les sometía el cura y el infierno personal que supuso para ambos. Como detalle, ha relatado que sus notas cayeron en picado, con suspensos en todas las asignaturas, con una excepción: el sobresaliente que les ponía su abusador en la asignatura que impartía.

 

El programa, grabado durante el pasado mes de septiembre, recoge una entrevista entre Évole y la víctima que denunció su caso al Papa Francisco en 2014. Aquella denuncia logró acabar con años de ocultación de la verdad al decidir el santo padre reabrir el trámite eclesiástico del caso para juzgar en el ámbito de la Iglesia al párroco, que fue apartado, condenado por un año y trasladado a un hogar de curas mayores.

 

Fue precisamente su precipitada salida de Tábara, su parroquia durante 25 años, lo que sacudió la conciencia de la víctima para llevarlo a los medios de comunicación. Cuando Ramos Gordón se despidió de su parroquia, la localidad le hizo un homenaje sin saber los motivos reales de su traslado; el oficial era su ascenso a responsable de patrimonio de la Diócesis de Astorga. Sin embargo, para entonces ya había sido juzgado internamente y condenado, pero no había trascendido. Cuando la víctima que había denunciado ante el Papa y logrado que se reabriera el caso supo que, por desconocimiento, se le hacía un homenaje permitido por el obispo de la diócesis, decidió contar su caso al diario 'La Opinión de Zamora'.

 

El programa ha recogido opiniones en Tábara, entre ellas, las de su actual alcalde, y también entre exalumnos del seminario de La Bañeza que eran de la comarca tabaresa y que han vivido años sabiendo lo que se sospechaba del cura del pueblo de los tiempos del seminario. Y termina con la localización de dos responsables del seminario a los que las víctimas comunicaron su situación el mismo curso en que se produjeron los abusos, y que permitieron que continuaran.