Castilla y León se da una semana para decidir nuevas restricciones ante el "caos" del final del estado de alarma y los botellones
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Castilla y León se da una semana para decidir nuevas restricciones ante el "caos" del final del estado de alarma y los botellones

Francisco Igea, durante la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno.

Castilla y León decidirá el jueves que viene si toma medidas una vez analice los recursos de otras comunidades. Apunta a limitar de nuevo las reuniones y variar los umbrales para el cierre de interiores.

Castilla y León se dará unos días para comprobar si lo sucedido el fin de semana, con numerosas fiestas y botellones en la calle, tiene un impacto en la situación sanitaria que "está mejorando notablemente". No obstante, el vicepresidente Francisco Igea ha criticado el efecto en forma de "caos" y "desbarajuste" que ha quedado tras levantarse el estado de alarma.

 

Será el próximo jueves con los primeros datos tras diez días sin estado de alarma y una medida podría ser recuperar la limitación de personas en reuniones, además de mantener el 'semáforo' y el umbral de los 150 casos para cerrar interior de hostelería. En este sentido, Igea ha explicado que el nivel de restricción es muy bajo y que podrían cambiar los umbrales de las restricciones adicionales, las de interior de actividades, que son las vigentes en estos momentos. En cuanto a la reapertura del ocio nocturno, la Junta ha sido tajante: hasta que no se llegue a 'nueva normalidad' no se reabrirá, ya que el 'semáforo' marca que en niveles 1 a 4 de riesgo no se abren pubs y discotecas.

 

En este sentido, la comunidad tiene una situación que ha mejorado "notablemente" con una letalidad que ha disminuido mucho, "de hecho, no ha habido cuarta ola en mortalidad", ha reconocido Francisco Igea, "y tampoco se está observando un incremento en planta y UCI" que siguen no obstante "muy saturadas". Las plantas se están vaciando progresivamente pero aún hay un alto porcentaje, del 25%, de ocupación en críticos. "Más del 60% de los ingresados son menores de 60 años, el perfil ha cambiado y nos preocupa saber qué va a pasar antes de tomar una decisión", ha dicho.

 

"Nos preocupa lo sucedido, la decisión tomada y el impacto que va a tener", ha dicho Igea sobre la situación sanitaria que se puede derivar del levantamiento del estado de alarma "sin alternativa" y el "caos legislativo en el que ha dejado el país" el Gobierno. "Es un caso normativo y un desbarajuste que debería haberse evitado, veremos qué recursos hay y qué decisiones se toman", ha dicho Igea que espera a ver "cómo va a quedar" la situación.

 

Igea ha recordado que el TSJCyL ya dijo que no era posible mantener el toque de queda o limitaciones a derechos fundamentales. Y que van a analizar lo que pasa con otras comunidades y las decisiones de sus tribunales respecto a las medidas, que se marcarán siempre con el objetivo “primordial” de “salvar vidas”, evitar el colapso del sistema sanitario y conseguir una reactivación “más rápida”, pero también “lo más segura posible”.