Celta y Atlético de Madrid se contentan con un punto

El empate sirve a ambos para acercar a los colchoneros a Champions y celestes a la permanencia.

El Atlético de Madrid dio por bueno el punto conseguido este martes en Balaídos (1-1) ante el Celta de Vigo en su pelea por certificar la participación en la 'Champions League' la próxima temporada, un billete que tiene a solo tres puntos cuando faltan cuatro jornadas para la finalización de LaLiga Santander.

 

Los rojiblancos fueron fiables al comienzo, tímidos en la fase intermedia y atrevidos, sin la electricidad necesaria, en el último tramo del partido. El punto no es malo ni para el Atlético, que tiene nueve de ventaja respecto a la quinta posición, ni para el Celta, que se aleja a siete de la quema del descenso.

 

Los del 'Cholo' Simeone siguieron el guión que tan buen resultado les ha dado en esta mini Liga de once jornadas. Una excesiva concentración que se traduce en cero concesiones defensivas y eficacia en el área contraria. Así se gestó el 0-1 de los colchoneros cuando apenas habían trascurrido 56 segundos. El inicio fue soñado para el Atlético.

 

La fuerza de Arias por el costado derecho, tras una pérdida de los locales, permitió a Correa diseñar un balón medido a Morata. El madrileño no falló para sumar su gol número 16 esta temporada. Un comienzo de pizarra, el inicio ideal para un equipo al que cuesta un mundo remontar. La empresa estaba de cara para un Atleti que demostró nuevamente argumentos.

 

A todo esto hay que sumarle la confianza de Llorente, que sigue jugando a un nivel superior, o la jerarquía de Saúl en el centro del campo. Los primeros 20 minutos estuvo todo controlado, e incluso Savic desperdició el 0-2 en una volea, pero a partir de ahí el Atlético no canalizó bien su ventaja y perdió el dominio en el centro del campo.

 

Brais Méndez fue el gran 'culpable' de que el Atlético no estuviese cómodo. Hasta dos lanzamientos claros tuvo que parar Oblak antes de que, cuatro minutos después del descanso, Fran Beltrán estableciese el empate con un remate parabólio a un centro del propio Brais. La igualada fue justa al empuje de los olívicos.

 

Los de Óscar García quisieron más, pero no pudieron pese al talento de Rafinha y Santi Mina. Les faltó gasolina para detener la frescura de Lemar y Vitolo, que estuvieron cerca del segundo en una jugada que culminó el francés. La lesión de Rubén en la portería celeste no puso nervioso al debutante Iván Villar y el 1-1 no se movió del marcador.

 

De esta forma, el Atlético de Madrid alarga a 15 los partidos consecutivos sin perder y el Celta puntúa ante un rival que no es de su Liga. Un punto que contenta a ambos equipos y que les deja más cerca de sus objetivos iniciales.