Choque por la gestión turística en Fitur entre Ayuntamiento y Diputación

El alcalde de Zamora, con el concejal de Turismo, Strieder, y la representación municipal.

El concejal Strieder acusa al Patronato, que sustenta en solitario la Diputación, de no haber preparado de manera coordinada Fitur, mientras el diputado de Turismo, Prieto, acusa de falta de planificación a su homólogo en el Ayuntamiento.

La asistencia a Fitur con dos propuestas por separado, aunque complementarias, de Ayuntamiento y Diputación de Zamora y sus fricciones en la gestión turística han protagonizado el balance de la feria madrileña, que se saldó con un cruce de acusaciones entre en concejal y el diputado del área, que se acusan de entorpecer la labor de promoción y de vetos, por un lado, y de falta de trabajo por otro.

 

La concejalía llegó con el objetivo de introducir a Zamora en los circuitos de las ciudades de congresos, aprovechando que el Ayuntamiento es miembro de la Spain Convention Bureau, una asociación de ciudades y provincias creada para la organización de reuniones y eventos, para lo cual aportó documentación con todos los recursos locales, incluido el Ramos Carrión. 

 

Según el concejal de turismo, Chrstoph Strieder, el responsable del Patronato "ha impedido desde el principio que la presencia de Zamora en FITUR fuera compacta y unida, debidamente organizada con anterioridad y con la presencia de todos los que deben participar en ella" aseguró en un comunicado. El concejal considera que la fase de preparación de esta cita "debería ser objeto de una mayor dedicación, haciendo un esfuerzo en incorporar a todos los sectores que pueden y deben participar: la hostelería, el ámbito cultural y museístico de la ciudad y provincia, la Semana Santa y cuantos colectivos tienen algo que aportar" y que debe hacerse presentando una propuesta conjunta.

 

Según el concejal, "la actitud mostrada por el diputado responsable del Patronato de Turismo, José Luis Prieto Calderón, ha estado cargada de acritud y de oscurantismo". Strieder ha acusado a Prieto de no hacer ni una sola reunión previa a la feria, de criticar en cada momento cualquier acción que se realizara fuera de su control, como la inclusión del Teatro Ramos Carrión en un folleto meramente informativo editado por el Ayuntamiento, e incluso de tratar de impedir la entrada del concejal a la reunión que el Patronato había convocado en un hotel madrileño con algunas empresas zamoranas y turoperadores.

 

Por su parte, desde la Diputación, la institución que comanda y paga en solitario en Patronato de Turismo, acusan al concejal de no haber hecho los deberes y describen una serie de consultas que se produjeron con muy pocos días de antelación a la feria y que demuestran la falta de planificación del responsable municipal. Además, creen que no ha estado a la altura de la ciudad y que eso puede tener negativas consecuencias para el sector turístico zamorano. También desmienten que se le impediera entrar en ninguna reunión, ya que el encuentro era sólo para empresas y no hubo representación institucional.